Diego Álvarez fue una de las piezas claves para que Peñarol sacara toda su rebeldía y diera vuelta el juego que les permitió seguir punteros en El Metro por lo que finalizado el juego fuimos en busca de su palabra.

“No tengo palabras porque fue un partidazo. Desde la expulsión de Khapri (Alston) nos hicimos más fuertes, ya que nos tocaron el orgullo y a este equipo cuando le hacen eso es peor. Con humildad, trabajo y sacrificio, sumado al gran apoyo de la gente lo sacamos adelante”, comenzó manifestando.

Hizo hincapié en el partidazo de un cuarentón que juega con las ganas de un Sub 23 en su debut: “Pepusa (Pérez) se lo re merece. El partido pasado tuvo la desgracia de errar el tiro final, pero sabemos de sus condiciones, es un jugadorazo, nuestro capitán y hoy no le pesó en el momento más crítico para poner bolas importantes”.

En momentos adversos de partido también es necesario que responda el banco y fue lo que sucedió: “Necesitamos de todos, porque si queremos lograr el objetivo tiene que aparecer algo de cada uno. Hay que entrar enchufados, pero no querer ser el salvador. Esta noche Imanol (Asaravicius) entró muy bien y nos ayudó a ganar”.

La rebeldía con la que jugó Peñarol en el cierre tiene explicación: “Nos tocaron el orgullo, fue eso. Nos vimos en una situación muy difícil y echaron a Khapri, quien además venía de una situación muy mala debido a un problema personal difícil de superar porque es con el hijo. Él quizo jugar este partido y tenía intenciones de estar el viernes, cosa que ahora con la expulsión ya no va a tener la oportunidad, pero agradecimiento a él y a su persona, un gran jugador y ojalá pueda volver a Uruguay a vestir la aurinegra”.

Alston definitivamente ya deja a Peñarol y habló de la sensibilidad de esta baja: “Es muy importante, ya que es un compañero que lo tuvimos desde el arranque, estaba muy comprometido con nosotros y es el mejor jugador del campeonato hasta ahora. Pesa y mucho, pero nuestro objetivo no va a cambiar. Ahora habrá que acoplar rápido al extranjero nuevo y a ganar el viernes que es otro partido clave”.

La llegada de Calvin Warner genera incertidumbre, pero Peñarol tiene expectativas en él y su conocimiento: “Ya ha jugado acá en Uruguay, es un jugador muy interesante ya que con 39 años tiene mucha experiencia, estoy seguro que sabe a lo que viene y se va a acoplar rápido al plantel. Le vamos a pedir que haga lo mismo que Khapri, anotar, que agarre rebotes y rote la bola para los demás”.

Este triunfo da un respiro, pero ya se viene otro duelo por la punta ante Cordón: “Estamos primeros pero deberíamos estar mejor. La quita de puntos nos afectó y no la esperábamos, pero eso ya está. Hoy era un partido clave y debíamos ganarlo como una final, aunque tenemos otra el viernes en la que debemos salir con la misma intensidad del segundo tiempo para llevarnos ese juego”.

Consultado por el peso que genera llevar la base del carbonero, dijo: “Para mí es un orgullo, no me pesa nada porque estoy dónde quiero estar y lo estoy disfrutando al ser hincha de Peñarol. No me implica presión porque la paso bien en el día a día, en cada entrenamiento, en cada partido y me encanta ponerme esta camiseta. Estoy ayudando para cumplir los objetivos del club”.