Miramar venció a Colón y se trepó a lo más alto de la tabla de posiciones. Los dirigidos por Esteban Yaquinta sueñan con el ascenso directo.

Resumen del partido

Por el cierre de la segunda fecha de la Liguilla se veían las caras Colón y Miramar. Ambos equipos venían de perder en su presentación en la misma, el primero ante Peñarol y el segundo frente a Cordón, los dos jugando en condición de visitantes. Los de San Martín y Fomento, no contaban con su principal figura nacional, Nicola Pomoli, afectado a la selección U21, mientras que los de la calle Santiago Gadea tenían la baja de Agustín Viotti, que suspendido no podía ser de la partida.

Los dirigidos por Fabián Narbais saltaron a la cancha con Hernán Álvarez, Agustín Pose, Facundo Ferreira, Chris Shields y Tadeo Girbau. Por su parte, los comandados por Esteban Yaquinta comenzaron con Matías Gallo, Martín Trelles, Federico Soto, Maximiliano Botta y Zygimantas Riauka. La terna arbitral la conformaron Richard Pereira, Martín Rial y Álvaro Aunchayna.

El encuentro disputado en el estadio Julio Zito Barrella presentó un comienzo favorable al elenco visitante, que con un goleo bastante repartido, conseguía abrir la primera ventaja de la fría noche. El conjunto que hacía las veces de local reaccionó rápidamente, de la mano de un inspirado Chris Shields, que lastimaba con su uno contra uno. Sobre el cierre del primer periodo, los de barrio Belgrano encontraron la figura de Federico Soto, que cargando el rebote ofensivo, aportaba puntos de segunda oportunidad, para que su equipo volviera a escaparse en el tanteador. Entre ese momento y el ecuador del segundo cuarto, con Facundo Ferreira como bandera, los de la esquina del movimiento pusieron un parcial de 17-4, que les daba la posibilidad de pasar al frente por seis puntos (31-25). Con un gran ingreso desde el banco de suplentes de Andrés Rodríguez, bien acompañado en la generación por Diego Olivera, el monito lograba volver a tener el score a su favor. Los primeros 20 minutos de juego se fueron con la visita al frente en cifras de 41 a 35.

El tercer periodo fue realmente eterno. Duró prácticamente el mismo tiempo que toda la primera mitad, ya que los jueces se pusieron muy exigentes, cobrando como falta el más mínimo contacto. Ambos equipos tiraron una gran cantidad de libres y de esa forma fueron aumentando su anotación. Los dirigidos por Fabián Narbais seguían teniendo en Shields a su principal arma ofensiva, al cual se le sumaba el aporte exterior del "Pata" Christian Pereira, mientras que los comandados por Esteban Yaquinta, comenzaron a lastimar por intermedio de Santiago Wohlwend y Zygimantas Riauka, ya sea a través del pick and roll o del juego desde adentro hacia afuera. Al iniciar el último cuarto no se sacaban ventajas en el electrónico, por lo tanto el triunfo podía ser para cualquiera. Sin embargo, los de la calle Santiago Gadea pusieron el pie en el acelerador, para en un abrir y cerrar de ojos, sacar una renta de diez unidades (67-77). Colón intentó una reacción final, sobre todo a base de impulsos individuales de Shields. A pesar de ello, Miramar se mantuvo firme y terminó cerrando el juego a su favor, para de esa manera alcanzar a Peñarol y Cordón en lo más alto de la tabla de colocaciones.

UNO x UNO

COLÓN

Álvarez (5): No fue su noche desde el perímetro. Cuando se dedicó a asistir y defender mejoró su rendimiento personal. Pose (6): Tuvo un arranque de juego para el olvido. En su reingreso mostró su mejor versión, tanto en ataque como en defensa. Ferreira (6): Es el corazón del equipo, fue importante en la primera reacción. Shields (9): Todo lo que tocaba lo convertía en algo positivo. Por culpa de Soto no fue el destacado. Girbau (5): Luchó más de lo que jugó. Por momentos logró contener a Riauka, pero con el tiempo se fue desgastando. Pereira (5): Entró con la "pata" derecha. Luego, comenzó a abusar de su tiro exterior. De León (4): Muy entreverado, chocando contra todo lo que se le plantaba adelante. Ni el "pelado" Cáceres se animó a tanto. López y A. Marote (-): Poco tiempo en cancha. Narbais (4): Nunca pudo disimular la baja de Nicola Pomoli. En ataque dependió pura y exclusivamente de lo que pudiera generar Shields.

MIRAMAR

Gallo (4): Ingresó como titular al estar sentido Wohlwend. Le costó superar la presión que le ponía la defensa rival. Trelles (5): En los últimos dos juegos no le entró la bola de afuera. Cuando eso no sucede no puede gravitar. Soto (9): El destacado. Botta (6): Fue importante en el arranque y cierre del encuentro. En el medio se durmió una linda siesta. Riauka (6): Debió ser más desnivelante, sobre todo teniendo en cuenta la falta de centímetros en la pintura de Colón. Wohlwend (6): Al principio se notó que estaba algo tocado físicamente. En el complemento dejó eso a un lado y se transformó en pieza clave. Rodríguez (6): La puso de afuera cuando nadie lo hacía en el monito. Olivera (6): Tuvo un lapso en el cual tiró más magia que Harry Potter. Tres asistencias deluxe, una de ellas con un "no look pass". Yaquinta (6): Cuando vio que Shields estaba en modo criminal, trató de que no aparecieran otras vías de gol y le salió bien. En ataque buscó involucrar a Riauka, que tenía una gran ventaja en la zona pintada.

EL VAR

Richard Pereira, Martín Rial y Álvaro Aunchayna (5): El primer tiempo fue bueno para la terna, prácticamente sin errores. Sin embargo, en el complemento, cambiaron radicalmente la postura, sancionando con falta el mínimo contacto, lo que fue generando malhumor en los jugadores. Pereira de pocas pulgas pitó tres o cuatro técnicos, algunos de ellos desmesurados.

_______________________

Lo destacado

Si a una persona que no pudo observar el partido le cuentan que un jugador anotó 26 puntos y capturó 20 rebotes, inmediatamente tiende a pensar que esos números los firmó un extranjero, y que además juega en la pintura. Mucha gente se puede llegar a sorprender si le contamos que ese hombre es uruguayo y que su posición es la de escolta o alero. Si, Federico Soto tuvo una actuación descollante, siendo amo y señor de los tableros. El formado en Trouville posee una asombrosa capacidad atlética y un gran sentido de la ubicación, lo que le permite tomar muchos rebotes, la mayoría de ellos en ataque, ante hombres de mayor envergadura física. El número 77 se fumó los 40 minutos en cancha y terminó siendo la gran figura del juego que le permite a Miramar treparse a lo más alto de la tabla de posiciones.

Lo distinto

El Metro suele regalarnos situaciones pintorescas para esta sección. En la noche de hoy, increíblemente no pasó nada extravagante, por lo tanto, decidimos usar este segmento como una especie de "destacado bis". La gran actuación de Federico Soto terminó opacando la brillante actuación individual de Chris Shields. El extranjero de Colón mostró todo su repertorio ofensivo en el gimnasio de Cordón. Su gran efectividad en triples, más su agresividad en el uno contra uno, hicieron que los de San Martín y Fomento se ilusionaran en algún momento con la posibilidad de llevarse la victoria. El norteamericano cerró una gran noche personal con 36 puntos y 16 rebotes.