Uruguay volvió a caer ante Brasil, pero esta vez mostrando una mayor solidez y excelentes porcentajes en el tiro exterior. Los Santiagos, Vescovi y Moglia, fueron lo mejor de la celeste.

Tras el enfrentamiento del pasado jueves en Anapolis, celestes y verdeamarelos volvían a verse las caras esta vez en la ciudad paraense de Belém. El equipo norteño saltó a la cancha con Marcelinho Huertas, Rafael Luz, Marquinhos, Bruno Caboclo y Anderson Varejão; al tiempo que el equipo de Edgardo Kogan abrió con Santiago Vescovi, Joaquín Rodríguez, Santiago Moglia, Nicolás Borsellino y Kiril Wachsmann.

El primer chico mostró un arranque mucho mejor de Brasil que puso un 12-0 de la mano de Varejão y Rafael Luz, pero luego Uruguay tuvo una racha infernal de triples que lo pusieron en partido, finalizando los primeros diez minutos con 8/11 en dicho rubro con destaque para tres bombas de Moglia y dos de Vescovi. Los norteños no se quedaron atrás y castigaron la zona celeste con tiros de larga distancia, con buena conducción de Huertas que puso dos bombas para llegar al primer descanso 35-27 arriba.

Brasil rotó enteramente su quinteto para el segundo cuarto, ingresando con Yago, Didi, Vítor Benite, Augusto Lima y Felício. El parcial fue favorable a los locales con más triples en manos de Yago y Benite, mientras que lo mejor de los charrúas estuvo en un par de rompimientos de Marotta y las anotaciones a distancia del propio base y de Joaquín Rodríguez. Un triple errado por Yago resultó en rebote ofensivo y volcada de Augusto Lima para dejar el score 57-40 de cara al entretiempo.

Tras el descanso largo el equipo de Petrovic siguió ampliando las ventajas con  un gran pasaje del drafteado por los Pelicans de la NBA, Didi Louzada, quien se complementó muy bien con Varejão y Caboclo. Lo mejor de Uruguay estuvo en algunas combinaciones de alto-bajo y los rompimientos profundos de Vescovi para descargar al juego interno o a la línea de tres puntos. Un triple de Gonzalo Iglesias puso el 83-57 con que los norteños llegaron arriba al período final.

La celeste se arrimó un poco en el marcador con su mejor recurso de la noche, los triples, en esta ocasión de Vescovi, Cáceres y Moglia. Didi, Marquinhos y Vitor Benite -en dos oportunidades-respondieron con la misma moneda para alcanzar el centenar de puntos, y fue otra vez Moglia quien puso las últimas dos bombas del juego para sellar el 103-82 con que triunfó Brasil.