Larre Borges volvió a ganarle a Peñarol en el Romeo Schinca y se mantiene vivo en búsqueda del título de El Metro.

Resumen del partido

Gran partido en La Unión, duelo de aurinegros en un punto clave pensando en el título del Metro. El primer chico demoró varios minutos en armarse, con más imprecisiones que aciertos de ambos lados, especialmente en Larre que equivocó los caminos y abusó del tiro exterior. Peñarol defendió bien a Harrison y lo mejor del local estuvo en los rompimientos de Jones o el juego agresivo de Rojas, mientras del otro lado Alston era la única vía de gol clara del carbonero hasta el buen ingreso de Wenzel con dos triples para llegar 19-14 arriba al primer descanso. Larre lo empató rápidamente y luego el juego cayó en un pozo de entrevero y mucho más discusiones que básquetbol. El local siguió con malos números en el tiro exterior y tuvo en Bascou atacando el aro su mejor arma, pero en el equipo de Castrillón cayeron bombas de Álvarez y García, sumados al siempre rendidor Khapri Alston para que Peñarol llegue al entretiempo ganando 35-30.

El tercer cuarto tuvo dos partes muy distintas. El inicio fue todo del carbonero que llegó a abrir 14 con gran pasaje de Wenzel y Pepusa Pérez, ante un Larre que extraño muchísimo a Harrison y al que le costó anotar. Un triple de Franco Olivera comenzó la reacción de los de La Unión, que con corridas del Rana Bascou y bombazos de Jones y Rojas volvió a estar en juego. Un doble de Asaravicius parecía darle ventaja a Peñarol, pero un tremendo triple de Bascou sobre la bocina dejó el electrónico 54 iguales de cara al período final. Zanotta leyó perfectamente y generó ventajas para Alston y Asaravicius, y sumándose a los rompimientos de Blazina el manya dominaba el juego, hasta que finalmente apareció Paul Harrison en su mejor versión con tres dobles casi seguidos y un bombazo que hizo pasar al local restando poco más de un minuto para el final. Tras minuto de tiempo Diego Álvarez respondió con triple, pero Olivera cortado en la recarga puso dos libres para devolver el liderazgo a los suyos. Pérez erró y Bascou perdió la última, pero una vez más Pepusa no pudo convertir y el punto fue para Larre Borges, 73-72.

UNO x UNO

LARRE BORGES

De León (4). Demasiados minutos con escaso aporte. Su última defensa pudo ser fatal. Bascou (7). Buena conducción, generó cuando fue agresivo al aro. Jones (6). Peleado con el tiro, encontró otras formas de sumar de forma constante. Rojas (6). No todas las noches son de fiesta, hoy no estuvo tan claro pero siempre aporta. Harrison (5). Jugó sólo en el último cuarto, donde fue clave. Olivera (7). Destacado.🔝 Acevedo (5). Buenos minutos. Dénsela que el pibe emboca. Izarrualde (-). Pocos segundos. Giacoya (5). Tuvo algunos aciertos en el plan defensivo y los recambios, si bien Olivera merece más minutos.

PEÑAROL

Álvarez (6). Correcto sin sobresalir. Puso una bola que pudo ser el partido. Zanotta (5). En el último cuarto agarró los hilos del equipo y generó. Blazina (6). Su primer paso y desplazamiento en defensa son top. Rindió. Pérez (4). Asumió mucho con poco acierto, incluyendo las dos últimas ofensivas. Alston (7). El pequeño gigante de todas las noches. García (5). Correctos minutos con triple incluido. Wenzel (6). Se encaminaba a ser figura, fue determinante hasta el 3C. Asaravicius (4). Quiso pero forzó mucho. Castrillón (4). La defensa a Harrison fue muy buena. No se entendió que no volviera más Wenzel ni la salida de Zanotta en el 4C.

EL VAR

Gonzalo Salgueiro, Enrique Ferreira, Marcelo Galli (7).Muy buen arbitraje de toda la terna, claros en los fallos complicados y llevando un partido bravo de muy buena manera.

_______________________

Lo destacado

Apenas 11 minutos en cancha, que pudieron ser más, y “solamente” 7 puntos. Pero su triple en el tercer cuarto empezó la reacción cuando el partido parecía irse, y sus libres en el final significaron el triunfo. Al gurí de la casa no le pesó nada, subió la bola, recibió la falta y fue a la línea con la seguridad de quien espera tranquilamente el momento para ayudar a su Larre Borges a ganar. Y que triunfo...

Lo distinto

Paul Harrison tenía un compromiso y mandó a su hermano mellizo a la cancha de Larre los primeros tres cuartos, es la única explicación para el bajísimo nivel que mostró durante ese período. En el último cuarto sin que nadie se diera cuenta entró el verdadero Paul y la diferencia fue notoria, una ráfaga de nueve puntos incluyendo el triple para pasar a ganar y ser una de las piezas clave de su equipo.

¡Por favor no le marquen más cosas de noche a Harrison que los hinchas no quieren que vuelva el hermano!