Malvin derrotó holgadamente a Atenas en condición de local por 97-52 en un partido que liquidó muy tempranamente.

Los primeros minutos de partido fueron parejos, aunque desde el comienzo mismo del encuentro se veía con una mayor fluidez y una mejor idea de juego al dueño de casa. Fue solo cuestión de tiempo, a Atenas nunca le dio réditos la zona planteada ya que Malvin circuló el balón a placer y consiguió una infinidad de puntos convertidos debido a cortes por debajo del aro, siendo fundamental en este aspecto González. Sumado al pobrísimo trabajo defensivo Atenas, también se mostraba muy estático en ofensiva, mostrándose muy estático. En los primeros diez minutos de juego, la ventaja ya era amplia, cerrándose el primer chico 24-10.

Para el segundo episodio Narbais cambió la defensa al hombre, pero dentro del trámite nada cambió. El playero rompía muy fácil la defensa ateniense, llegando al aro como si nada. Los de Palermo, abusaban del tiro exterior con bajos porcentajes y cada mala selección de tiro, el rival se la hacía pagar en una rápida transición. El escenario para las alas, era negro ya que la renta aumentaba considerablemente, yéndose al descanso largo 48-22 para los de la Avenida Legrand. Dentro de un juego colectivo de los del “Chato” fue importante lo que mostró Coelho, Rivas y un buen ingreso de Felipe García, entre otros.

El segundo tiempo se jugó con el partido ya sentenciado, así como gran parte del mismo. Atenas embocó alguna de afuera, en las manos de Gallardo y Fernández, pero de muy poco servía. Malvin a pesar de ganar por paliza, no quería bajar la intensidad de ninguna manera, mostrándose en un momento muy positivo Cabillón, Previatti y algunas conversiones nuevamente de González. El tercer cuarto finalizó 70-41.

Cómo es característico en este tipo de juegos que se abren tan rápido, los entrenadores utilizan el tramo final del encuentro para darle minutos a quienes menos lo tienen y alargar la rotación. Así fue, sobretodo por parte del “Chato”, algo que no  incidió en lo más mínimo, ya que la diferencia entre ambos equipos en el score, era cada vez mayor.