Con una sólida conducción de Hernán Álvarez, Colón venció a Verdirrojo y se mantiene con chances de Liguilla. Tras el partido Básquet Total dialogó con el base al respecto de él, el equipo y lo que se viene.

El primer cuarto de los de San Martín y Fomento no fue bueno y el rival los superó ampliamente con un 26-13, pero luego puedo dar vuelta el juego. Al respecto explicó: “Entramos con una cabeza que no podemos tener, muy desconcentrados, mal en defensa, pero en el segundo tiempo volvimos de otra forma, demostramos a lo que jugamos nosotros y qué equipo somos. Nos dio para sacar una buena diferencia en el último cuarto y llevarnos este triunfo que para nosotros es vital para soñar con meternos entre los de arriba”.

El entretiempo fue determinante ya que el equipo volvió con otra actitud y marcó el ritmo del partido: “Fabián (Narbais) nos gritó, nos puteó, nos dijo lo que se dice en un vestuario para levantarnos. Salimos con otra cabeza a arrasar con todo, porque no somos más ni menos que nadie y así es como tenemos que salira  todos los partidos porque sino no nos va a dar para ganar”.

Desde el cambio de entrenador Colón ha jugado muchos minutos con un equipo más bajo, utilizando a Facundo Ferreira en el puesto de ala-pívot. Sobre ello Hernán dijo: “Al entrar con cuatro perimetrales nos da le ventaja de presionar todo el partido toda la cancha. Somos un equipo con muchos jóvenes, que tenemos muchas ganas de defender y correr”.

“Cuando defendemos bien toda la cancha, saltando y cambiando, es cuando lastimamos a los rivales y nos sentimos más cómodos. Es una de las cosas que cambió el equipo, antes a veces lo hacíamos pero no éramos constantes, ahora nos dimos cuenta que dependemos de eso” continuó ampliando sobre la importancia de la intensidad para su equipo.

Hernán también se refirió a su rendimiento, que ha crecido notoriamente en los últimos juegos: “Al principio me costó mucho, soy un jugador más estructurado y tengo otro juego distinto al que es habitual en El Metro. Me llevó algunos partidos adaptarme a hacer este juego de correr mucho y no pensar tanto en ordenar. Por suerte ahora pude soltarme un poco y levantar mi nivel”.

La juventud del equipo lo hace más picante pero también a veces lo lleva a jugar apurado, y el base opinó sobre esta realidad: “Es cierto, el partido pasado con Peñarol nos faltó un poco de eso, la inexperiencia tanto mía como de los demás nos llevó a tomar algunas malas decisiones y en los partidos cerrados nos ha faltado pinchar la pelota o leer mejor una ventaja. Somos un equipo con muchas ganas, jóvenes, y queremos demostrar que podemos jugar tanto acá como en un futuro en Liga”,

El triunfo ante Verdirrojo lo mantiene en carrera por clasificar a la Liguilla, y a pesar de tener un duro rival por delante no se darán por vencidos: “No hicimos un buen año hasta ahora, perdimos más partidos de los que pensábamos, pero está en nosotros ganarle a Cordón y esperar otros resultados”.

Para terminar se refirió a lo que fue el pasaje de Fausto Pomoli por la esquina del movimiento, ya que para el próximo juego llegaría un nuevo foráneo: “La llegada de Fausto nos cambió mucho, es un jugador de rol que defensivamente nos da mucho y en ataque es muy inteligente. Nos dio una mano y nos ayudó a ganar dos partidos clave. Ahora vamos a ver si el extranjero que llega el lunes se acopla rápido y nos da una mano también”.