A falta de dos fechas para el final de la primera rueda cinco equipos mantienen chances, mayores o menores, de ingresar a la Liguilla.

A continuación vemos la tabla de posiciones hasta el momento, con los rivales que restan a cada uno de los equipos:

Para empezar hay cuatro equipos que ya confirmaron matemáticamente su acceso a la ronda por el título: Peñarol, Cordón, Miramar y Larre Borges. De cualquier manera es fundamental para ellos seguir sumando ya que arrastrarán el 100% de los puntos logrados en la primera fase.

En la parte baja, también hay dos equipos que ya conocen su destino. Verdirrojo y Lagomar jugarán en la ronda por el descenso y la reclasficación. Otra vez, lo que puedan sumar en estas próximas jornadas puede ser clave para su futuro en el torneo debido a que los puntos obtenidos los acomparán a la próxima etapa.

Decíamos en el informe anterior que seis triunfos parecían asegurar un lugar en la Liguilla o al menos un desempate, y esto se confirma. Si bien tanto Unión Atlética como 25 de Agosto no están asegurados, su presencia es prácticamente un hecho. Eso sí, en la peor de las hipótesis, sus perseguidores podrían igualarlos y activar los criterios de desempate.

Tabaré mirará de reojo esta fecha, ya que tiene libre. Está séptimo, un escalón arriba de Danubio, Stockolmo y Welcome. Colón, si bien parece el más complicado, tiene chances incluso de jugar un partido desempate ganando uno solo de sus juegos.

Danubio también está obligado a obtener un triunfo más para poder pensar en la Liguilla. Con dos derrotas sería ultrapasado ya sea en puntos o, en caso que ni Stockolmo ni Welcome ganen, el sistema FIBA lo dejaría fuera de un partido desempate.

Stockolmo y Welcome corren con la "ventaja" de jugar ante rivales que están por debajo de ellos en la tabla, si bien eso no les asegura nada. Especialmente la "W" viene en racha positiva y algo que parecía imposible se transformó en algo bastante viable.

Habrá que actualizar las cuentas día a día. Mañana, cuando estos equipos terminen sus partidos, habrá un panorama más claro... o no. Ya no hay cruces directos, y todos jugarán pendientes de qué pase en otras canchas.