Otra vez Mathias Calfani fue campeón en Argentina. Este año fue muy especial, con alegría deportivas y personales, con el nacimiento de su hija. De todo eso habló con Basquet Total.

Un 21 de Enero pero de 1992 nacía en Artigas Mathías Calfani. En el 2006 llegó a Biguá donde estuvo hasta el 2012 y participó en ese período en Tabaré jugando Metropolitano. Luego llegó el turno de Malvín hasta el 2016 y de ahí en adelante vive su momento más laureado en San Lorenzo. Luego de haber conseguido una nueva la Liga Nacional de Básquetbol.

Luego de haber conseguido un nuevo título con San Lorenzo. ¿Cuáles son las primeras sensaciones?

La verdad que tengo una felicidad y satisfacción pura después de un año tan difícil, largo, que se hizo muy extenso y duro por todos los torneos que jugamos, la cantidad de partidos y para cerrar jugamos siete finales muy difíciles, de las más parejas de los últimos años. De la manera que se dio se difruta más pero se sufre mucho. Las últimas finales no pude estar por una lesión, pero poder haber estado en el último, cerrar el juego y aportarle mi granito de arena al equipo me da mucha felicidad y se une a todo lo lindo que me pasó en el año. Con el título se dio un cierre redondo en lo deportivo y mucho más con el nacimiento de mi hija. Espero poder seguir mejorando y ahora a disfrutar de todo lo que me tocó vivir.

¿Cómo describis el transcurso del campeonato a nivel grupal y personal?

El campeonato fue muy duro desde el principio, cuando empezamos con amistosos en Bahamas, sabíamos que iba a hacer un año largo, en el medio tuvimos un bajón físico y mental sabiendo que habiamos pasado muchas cosas y aún quedaban más. Teníamos muchos viajes y desafíos por delante como la Liga de las Américas, la Intercontinental que lamentablemente no pudimos conseguir más que el tercer puesto. Fue un año agotador pero con muchas emociones en lo personal lindas. Creo que el equipo lo sintió pero nos pudimos hacer fuertes en el final y conseguimos el título.

Demostraron ser un equipo largo y completo. Las últimas tres finales contaron con jugadores que no llegaron en un 100%. ¿Qúe descripción nos podes dejar de este gran plantel?

A lo largo del año muy pocas veces pudimos contar con el plantel completo, jugamos torneos con ausencias muy importantes y en parte el equipo se vio afectado por eso. Lo otro negativo es que no se podía entrenar mucho y nos dedicabamos a la recuperación. Creo que hicimos un gran trabajo colectivo para disimular las falencias que había en lo físico y en lo anímico. Como grupo y equipo dimos un paso adelante, eso nos permitió sacar adelante la serie final.

¿Qué se siente ser tricampeón de Argentina?

Es difícil explicar con palabras lo que le pasa a uno cuando sale campeón, cuando se consiguen objetivos muy difíciles y tan importantes. Es difícil ser campeón pero mucho más ganar tantas veces seguidas. Creo que haber logrado tanto es increíble, me acuerdo cuando llegué que tomé la postura de venirme, de arriesgarme, de dar un paso adelante y más allá de que soñaba y me imaginaba un monton de cosas, nunca pensé en esto. Es un momento de suma felicidad y satisfacción. Me doy cuenta que el trabajo, el esfuerzo, soñar y mantenerte humilde da sus frutos. En los momentos difíciles eso es lo que te hace seguir e ir en busca de la gloria.

¿Tenés idea e intenciones de seguir en San Lorenzo o hay posibilidad de emigrar para seguir enriqueciendo tus logros?

Del futuro no hablé mucho. Mi cabeza estaba acá y esperé terminar para ponerme a hablar. Hay opciones de quedarme acá pero también hay opciones de salir. Yo siento que el enfocarse en muchas cosas a la vez me hace mal y no me dejan estar al 100% en el presente, hoy en día lo más importante era el nacimiento de mi hija, tenía que estar para mi mujer ya que estamos solos acá en Buenos Aires. Con el correr de los días estamos aprendiendo nosotros de ella y ella de nosotros. En estos días voy a empezar a hablar con mi representante para ver donde estará mi futuro, sin dudas que acá me siento cómodo, me siento como en casa y si está la posibilidad de quedarme me gustaría pero también está el sueño de chico de uno de jugar en Europa, de medirte con otras potencias y eso también es un objetivo que motiva.

El 2019 no solo te trajo títulos sino que llegó Juanita. ¿Qué nos podes contar de eso?

Es el acontecimiento más importante de mi vida, gracias a Dios me tocaron vivir muchas cosas lindas, muchas quizas no tan lindas pero el nacimiento de mi hija fue lo más importante que me tocó vivir y estoy eternamente agradecido a mi señora por darme la posibilidad de vivirlo, de compartirlo con ella y de aprender a la par. Uno no nace sabiendo enseñar ni transmitirle cosas a un niño y todos los días me sorprendo más de como es ella, de como estamos llevando adelante esta nueva etapa. Es algo increíble que estoy disfrutando, y ahora que voy a tener un tiempito más libre quiero dedicarme a ella porque mi mujer me ha aguantado la cabeza no solo ahora sino que hace años y ahora mi hija. Me han apoyado al 100% y ahora quiero dedicarme a ella para darle cariño y amor.

A nivel de la selección nacional asumió Edgardo Kogan ¿Has hablado algo con él o con algún compañero de cara a los Panamericanos?

Hablé con Edgardo, tengo una muy buena relación con él y lo felicité por haber agarrado la selección mayor. Me parece que es un entrenador que tiene cosas distintas e importante para darnos y va a tratar de hacer lo mejor para nosotros. Está claro que tenemos que poner todo de nosotros para que sea un proceso exitoso y que podamos seguir creciendo como grupo, como equipo, como país y seguir aprendiendo. La meta es todos los años estar un escalón más arriba, que haya jugadores nuevos con los que se pueda contar para seguir mejorando el nivel. Ahora hay una linda chance de hacerlo, de ver jugadores nuevos, de unirnos nuevamente como grupo y de ir en busca de los Panamericanos que va a ser importante para comenzar un nuevo proceso y creer en él.

Para cerrar, algun comentario o consejo para los jóvenes de Formativas que te siguen y hasta sos referente para alguno...

Lo que le puedo dejar a los chicos de mi parte es que crean en ellos, que trabajen y que le metan mucha fuerza. También van a tener piedras en el camino, momentos malos pero esos son los momentos que te hacen fuertes y te hacen querer más la victoria y mejorar. Nunca dejen de soñar, de creer pero tampoco de trabajar porque es lo que te lleva a conseguir grandes cosas.