En medio de la polémica, por los hechos de publico conocimiento, Peñarol fue local en Larre Borges, y con una muestra de jerarquía por parte de su plantel superó a Stockolmo 90 a 68 y retomó el rumbo de la victoria.

Resumen del partido

El entorno difícilmente podía ser peor para Peñarol, llegó a la sexta fecha luego de perder su primer partido desde su vuelta a basquet profesional. Se le cortó esa racha de 19 victorias y además se vio sumergido en la polémica en las ultimas horas debiendo separar de su plantel a Agustin Zuvich. Ademas era local, pero solo administrativamente ya que no pudo jugar en el Palacio Peñarol y debió fijar el escenario de Larre Borges.

Noche complicada a priori y que comenzó cuesta arriba para los dirigidos por Diego Castrillón. Es que se enfrentó a un Stockolmo que salió muy bien parado desde el vamos, una excelente conducción de Nicolas Pereyra, quien ademas hizo una labor notable en defensa con Diego Alvarez. Ademas Reque Newsome se combinaba bien con Mauricio Arregui de los dos lados de la cancha y no sufrían en la pintura. La ventaja llegó a ser de hasta cinco unidades para el azul del Prado, pero bien pudo ser mayor. Peñarol no falló desde la linea de libres y evitó que se ampliara la diferencia.

En el segundo cuarto se acabó el partido. Ya de por si fue difícil de comprender la salida de Mauricio Arregui, quien tenia una sola falta y estaba haciendo una notable tarea defensiva, pero mas inentendible aún fue que no volviera a entrar rápidamente. Lo hizo recién cuando Peñarol ya estaba 11 puntos arriba. En ese ínterín, Khapri Alston desgastó a Newsome y se adueñó de la pintura. Agustin Martinez en Stockolmo aportó en ataque pero no fue solución en defensa y sufrió al extranjero mirasol y al interminable Pepusa Perez que se despachó con 4 dobles con su marca personal, penetración y bandeja pasada.

Esa diferencia que hizo Peñarol en el juego interno termino siendo insuperable. Stockolmo no bajó los brazos hasta muy entrado el ultimo periodo. El Bicho Silveira mantuvo la rotación muy corta dandole muchos minutos a los titulares… a excepción de Arregui. El oriundo de Biguá termino con un +/- de solamente -4, el menor en Stockolmo, y jugando 15 minutos. En el momento de buscar la reacción faltaron manos calientes y el partido se fue para la calle Magallanes. La poca rotación y el cargarse de faltas generó que en el ultimo periodo la ventaja se extendiera y terminara alcanzando la máxima de 22, con un triple de Iñaki Erroizarena sobre la bocina.          

UNO x UNO

PEÑAROL

Zanotta (7): No fue su mejor partido, y tuvo la mano fría. Pero leyó eso a la perfección y repartió a placer y hasta se animó a ir hasta abajo un par de ocaciones. Álvarez (6): Pese al triunfo va a soñar con Pereyra, lo sufrió toda la noche.  Wenzel (6): Aportó mucho en defensa y no arriesgó de más en ataque. Pérez (7): Como el vino, cada día mejor. Puso una clínica en la pintura que fue lo destacando. Alston (9)Figura, una vez más. Es un extranjero con cara de Metro. Asaravicius (6): Le puso muchísima intensidad a la defensa, uno de los encargados de bajar el goleo de la "S" en el segundo cuarto. Blazina (7): La pulga no tuvo su noche y Damián demostró que hay plantel. Fue la manija del equipo en su mejor pasaje. Erroizarena (6): Aportó lo que pudo en ataque y en defensa no lo exigieron. García Morandi (-): Escasos minutos. Castrillón (8): Manejó el plantel muy bien, rotó cuando no encontraba el partido, sin sacarle la confianza a nadie, le supo encontrar el momento justo a cada jugador.

STOCKOLMO

Pereyra (7): El mejor. En defensa se comió a Diego Álvarez y en ataque muy lucido, se desdibujó con el tramite del partido. Trelles (7): Fue junto a Q la carta de gol, ademas hizo el sacrificio en su aro dando una mano abajo. Medina (5): Demasiada confianza en ataque y en defensa ganó muy poco. Fue de los primeros en dejar ir el partido. Arregui (7): Jugó muchísimo menos de lo que debió, su equipo lo extrañó en defensa. Newsome (5): Adelante aportó lo que se esperaba de él. En defensa, como en la escuela: puede y debe rendir más. Martinez (5): El Bicho lo eligió durante el transcurso del partido por su aporte en ataque, pero atrás no ganó nunca. Vechtas (6): Quizo muchísimo y aportó lo suyo, pero con la diferencia hecha. Posse (-): Pocos minutos en cancha. Silveira (3): Rotó poco y se quedó sin soluciones. Debió probar rápido con Arregui otra vez en cancha.

EL VAR

R.Pereira, M.Fernandez, Galli (6): Correctos y sin mayores complicaciones. Richard Pereira paró el partido varias veces por cánticos que nunca cesaron y quedó por esa…

_______________________

Lo destacado

En un basquet moderno, donde cada vez se buscan mas tiradores, cada vez se juega a mayor ritmo, mayor numero de posiciones y se trabaja día a día buscando el “catch and shoot”, aparece El Metro. Nuestro pintoresco torneo de ascenso donde vemos poco de todo eso, pero Peñarol lo sabe. Trabaja con conocimiento de causa y sabe a lo que se juega en la divisional y a lo que tiene que jugar para ganar. Y así fue a buscar a un extranjero que tiene El Metro pintado en la cara, Khapri Alston, es un “gordito” que regala centímetros en su posición ante casi todos, pero no da por perdida una pelota. Y después está el capitán, el interminable Pepusa Perez, que sacó la carpeta en el momento mas complicado y dio una clase en la pintura. Entre los dos hicieron 30 de los 46 puntos que Peñarol anotó en esa zona. Ademas el foráneo bajó 21 rebotes. Castrillón le puso un quiosco, un super y hasta un shopping ahí abajo, y claro… si esto es El Metro.

Lo distinto

Agustin Zuvich separado del plantel, el carbonero aun tiene en pleno proceso de construcción sus formativas, por eso Castrillón no tuvo a donde meter mano en la noche de hoy y presentó solamente 11 jugadores de los cuales ocho jugaron arriba de diez minutos y lo hicieron de gran forma. El plantel que presenta Peñarol es distinto para esta categoría, sin su ala pivot titular el mirasol casi que ni se enteró de su ausencia. En el peor momento del partido, durante el primer cuarto y el arranque del segundo los ingresos de Blazina y Asaravicius fueron fundamentales para cambiar el juego.