Peñarol derrotó a Stockolmo como local en cancha de Larre. El capitán Alejandro ‘pepusa’ Pérez fue figura y habló de todo con Básquet Total terminado el partido.

El juego fue todo carbonero, por más que el arranque tuvo que trabajar más, sacó la diferencia y la administró en el resto del juego: “Entramos un poco flojos, nos costó meternos en partido. Luego ajustamos lo que teníamos que ajustar, que era un tema defensivo más que nada y luego leímos bien el partido. Vimos donde podía estar la ventaja, pudimos correr y eso permitió abrir una diferencia que en el segundo tiempo ya más tranquilos la pudimos mantener hasta el final.”

Sobre la clave del juego hizo gran referencia a la defensa, siendo un arma contundente sobretodo en el segundo cuarto: “Ellos salieron con un gran impulso, tuvieron buenos aciertos desde el inicio. Pero es algo que no sorprende porqué todos los equipos que enfrentamos salen con una motivación extra por el ambiente, por lo que es Peñarol. La clave pasó por la defensa, cuando ajustamos pudimos agarrar rebote, correr y a partir de ahí se nos facilitó todo.”

Peñarol jugo uno de sus mejores partidos en lo que va del Metro y logró corregir entre otras cosas esos minutos donde el equipo caía en un pozo y se nublaba completamente: “Tenemos que ir aprendiendo un poco, ya tuvimos bastante experiencia en cuanto a eso. Lo hablamos y estamos tratando de trabajarlo y hoy mantuvimos la inteligencia para que eso no pase.” Además habló de como cayó la derrota ante Unión: “No es nada trágico, es una derrota, una sensación nueva para el equipo, pero es un partido, nada más. No da para dramatizar, si para corregir errores, mirar lo que se viene, tenemos fecha libre pero ya pensamos en Verdirrojo.”

El capitán habló sin pelos en la lengua de la situación que se vivió previo al juego, donde el jugador carbonero Agustín Zuvich se vio envuelto en una situación de apuestas de partidos y fue separado del plantel de forma inmediata: “Es un tema muy delicado. Esta en manos de los dirigentes, en manos de los implicados y es una pena. A mí me duele mucho porqué es un error infantil que no tendría por qué haber existido. La sensación que tengo es rara, creo que, en este caso Agustín que es el implicado, sabe el error que cometió, la niñería que cometió y nunca midió las consecuencias que podría traer, es una lástima y esperemos que todo se solucione.”