Después de la gran victoria de Miramar ante Verdirrojo, Básquet Total fue en busca de Zygimantas Riauka. El lituano tuvo buenos números ante los del Cerro y le preguntamos sus sensaciones luego del triunfo y que lo motivó a venir a Uruguay.

El partido anterior no fue un grato recuerdo para los “monitos”, pero ante Verdirrojo la imagen fue totalmente distinta: “Fue muy importante para nosotros levantarnos después del terrible comienzo que tuvimos con Peñarol. Fue muy valioso que todos contribuyeran y que se sintieran bien con el equipo. El partido pasado no todos estuvimos a nuestro mejor nivel y no fuimos capaces de tomar los mejores tiros. Pero hoy, lo que mas destaco es que todos nos ayudamos y pudimos obtener una gran victoria”.

“Quisimos hacerle a Verdirrojo lo que Peñarol nos hizo el partido pasado, porque contra ellos (Peñarol) tuvimos un parcial muy desfavorable desde el comienzo y es muy difícil poder remonatarles. Entonces sabíamos que teníamos que empezar fuertes este partido” comentó el pivot sobre el duro arranque que sufrieron frente al carbonero y sobre el avasallante comienzo que tuvieron frente al “Verdi”.

El próximo encuentro en el fixture es Cordón. Consultado acerca del rendimiento de los celestes en el torneo, “Zyggi” va con calma y con cautela: “Todavía no me han mostrado sus videos, pero nosotros vamos partido a partido. Mañana empezaremos con el scouting, con las estrategias y las órdenes que diga el entrenador, nosotros haremos lo que él nos pida”.

Sobre cómo terminó jugando para el equipo de la calle Santiago Gadea, Riauka confesó quien fue el responsable de que emprendiera esta aventura a nuestro continente: “Yo jugué con Chris Gabriel en Dinamarca. Él jugó el año pasado en Uruguay (Stockolmo). Entonces, me contacté con él para ver si era posible probar algo nuevo y pensé en América del Sur, un lugar en el cual nunca había estado antes. Me gustó la idea, así que contacté a su agente para que me encontrara un club y aquí estoy”.

Para terminar, el nacido en Klaipeda dijo que es lo que más extraña de su lugar de residencia y que es lo que más le ha gustado de nuestro país: “Yo no vivo en Lituania, sino que vivo en Chicago. Nací en Lituania, pero me formé allá. Lo que más extraño de Chicago es mi familia y mis amigos. También se puede decir que extraño el verano. Aquí el clima no es tan lindo, pero con suerte se irá poniendo mejor. Me gustan las personas de Uruguay porque son muy amigables y su hospitalidad es para destacar”.