Peñarol derrotó a Miramar y sigue como invicto en el Torneo Metropolitano. El base Diego Álvarez fue uno de los pilares en el juego carbonero, Básquet Total habló con él una vez culminado el partido.

El encuentro no fue sencillo para Peñarol, tan así que en el segundo cuarto recibió 35 puntos y se fue al descanso largo abajo en el score: “La charla en el vestuario fue muy fuerte y entendimos el mensaje, salimos a jugar el segundo tiempo a jugar fuerte, a jugar como tiene que jugar Peñarol sin regalar nada. Sabemos que todos los equipos nos vienen a ganar pero por suerte ese duro mensaje nos llegó y pudimos ganar. No somos ni el equipo del primer cuarto ni del segundo. Porque fuimos un ballet en el primer cuarto y un desastre en el segundo, no teníamos rebeldía, parecíamos unos muertos adentro de la cancha. Pero por suerte la dureza del mensaje en el entretiempo dio resultado volvimos a pasar y lo administramos mejor.”

Consultado sobre el juego de Peñarol y porque hay tantos momentos donde el equipo entra en un bache y el partido se le hace cuesta arriba, algo que le ha pasado en todos los partidos dijo: “Esas rachas negativas que estamos teniendo en varios partidos tenemos que corregirlas porque nos va a pasar que no vamos a poder cerrarlo y hay que estar atento a eso. Lo bueno de esto es que lo estamos corrigiendo ganando, pero no puede pasar porque nosotros somos un equipo que sacamos 20 puntos y no podemos ser un equipo que le remonten esa diferencia. Pero ganando se corrige mejor.”

Miramar fue un equipo duro, Trelles, Wohlwend y Riauka por momentos hicieron destrozos en la defensa mirasol: “En el segundo tiempo pudimos contener muy bien a sus figuras, pero eso no lo tenemos que hacer cuando nos levantan la diferencia, lo tenemos que hacer todo el partido. Porque cada vez cuesta más recuperarse de ese bache y capaz en algún momento nos toca perder y si nos toca perder que sea con nosotros eligiendo la manera de perder y no yéndonos del partido.”

Ante la consulta de que fue para gran parte del plantel enfrentar a un ex campeón de la DTA como Maximiliano Botta quien está ahora en Miramar y como Peñarol se siente con el juego de Khapri Alston dijo: “Maxi es muy hincha de Peñarol, es muy querido por todos nosotros y este año le toco partir del club pero seguimos en contacto con él. Con respecto a Khapri él es un jugador de equipo, el siempre esta dispuesto a colaborar no es un extranjero que las quiere y las tira todas sino que juega para el equipo. Lo que le pasa a él cuando baja su rendimiento también es lo que le pasa al equipo, esos baches que tenemos él los siente y nosotros tenemos que leer mejor el juego para saber cómo hacer para que le llegue limpia la pelota y el pueda generar.”