Biguá derrotó 85-76 a Urunday Universitario por el Torneo Sub 23 con un soberbio partido de Nicolás Andreoli y una alta cantidad de triples anotados. 

Los dirigidos por Jaime Yusupoff iniciaron con Mateo Pérez, Santiago Machado, Joaquín Pascual, Giovanni Corbisiero y Valentino De Agostini. Los de Pablo Ibón lo hicieron con Santiago Guerra, Santiago Corbo, Ángel Arévalo, Nicolás Andreoli y Sebastián Noceda. 

Empezó mejor Biguá en Avenida Suárez con un parcial de 8-3 desde el salto inicial y tuvo en los firuletes de Angel Arévalo y la buena labor de Andreoli rompiendo la primera linea con penetraciones lo mas destacado en el arranque. Urunday Universitario entró medio dormido pero reaccionó sobre el cierre aprovechando las pérdidas y los errores no forzados del rival para correr la cancha con Santiago Machado y Giovanni Corbisiero. Moviendo la bola y encontrando a los hombres solitarios en las esquinas para tirar el verde del Prado se colocó a un punto, de culminando 18-17 a favor de Biguá.

En el segundo chico el partido tomó color. Apareció Joaquín Pascual en Urunday para poner alguna bomba y que el juego pasara por sus manos favoreció al estudioso, que se metió rápidamente en partido y ajustó la defensa, dominando el rebote defensivo y exigiendo a Arévalo, quien fue de mas a menos en el primer tiempo. El Pato cometió errores y cuando quiso darse cuenta le habían dado vuelta el partido. Pablo Ibón intentó con una zona 2-3 pero dio pocos frutos. Sobre el ocaso de los primeros veinte minutos Machado se puso el cuadro al hombro y secundado de gran manera por Valentino De Agostoni colocaron una ráfaga de puntos para abrir ocho de ventaja, 37-33 terminó el entretiempo a favor del estudioso.

En el complemento los de Villa Biarritz volvieron a dominar desde el talento de Arévalo y la zona 2-3 que comenzó a funcionar con Santiago Corbo muy intenso en la defensa perimetral. A falta de 3:48 con triple de Andreoli los visitantes pasaron al frente por cuatro. Urunday encontró en las penetraciones de Mateo Pérez algunos huecos en las esquinas para que Pascual y Corbisiero pudieran lastimar; pero la defensa le costó caro. No logró contener las embestidas de los pibes de Biguá y desde la línea no perdonaron. El partido estaba para alquilar balcones y con los últimos diez minutos por jugar se iban empatados en 56 al período decisivo. 

En el tramo final del encuentro parecía que si anotaban desde adentro de la línea de triples, no valía. Fue una verdadera fiesta de bombazos por parte de ambos equipos, podía ganar cualquiera porque la diferencia en el score no llegaba a ser más de seis para alguno de los dos. El Pato movía muy bien la bola, provocando que la rotación defensiva del contrario no llegue a tiempo para contestar los lanzamientos desde más allá de los 6,75.

Faltando cinco minutos y fracción el local se puso a uno tras dos bombazos de Pérez pero no aprovechó. Biguá encontró un sólido quinteto defensivo con la dupla Santiago Guerra-Sebastián Noceda a la cabeza y en el otro costado contó con la muñecas calientes de Andreoli y Corbo, a las que poco les importó el frío y restando 58 segundos calentaban las redes del gimnasio visitante para abrir nueve a favor de su equipo. Se iba el partido y los locales no pudieron reaccionar a tiempo. Algún antideportivo y cortes con falta maquillaron el resultado de un partido que fue entretenido de punta a punta, 85-76 ganó Biguá que suma su séptima victoria en el torneo. 

Los destacados en Biguá fueron Nicolás Andreoli con 25 puntos y 5 rebotes junto a  Santiago Corbo y Ángel Arévalo, con 16 y 15 unidades respectivamente. 

En Urunday Universitario Santiago Machado anotó 19 unidades y bajó 6 rebotes, mientras que Joaquín Pascual terminó con 16. 

El dato: diecinueve triples convirtieron entre los dos conjuntos. Diez Biguá y nueve Urunday. Ocho de esos diecinueve fueron anotados en el último cuarto. Bestial 🔥🔥.