Los oriundos de Mercedes Demian Álvarez y Joaquín Rodríguez, capitán y joyita del Aguada campeón respectivamente, charlaron con Basquet Total luego de la consagración aguatera.

Demian comenzó comentando sus sensaciones luego de conseguir el titulo: “Pase por amarguras, desilusiones, caer hasta golpear contra el piso y ahora personalmente miro la pantalla y ver esa imagen de campeón es la frutilla de la torta. Está por encima de cualquier meta individual, esto era lo único que quería, ser campeón con Aguada, hacer historia y hoy se hizo”.

Rodríguez en tanto, resaltó la alegría del campeonato logrado: “Una emoción única e inmensa. Todo lo que estamos viviendo es hermoso y merecido lo teníamos también”.

Aguada que llegaba a su tercera final consecutiva, la tercera también para Álvarez, sobre esto contó: “No se cuantos equipos llegan a dos finales, la pierden y a la tercera se levantan de vuelta. Hoy lo hicimos y nos lo pudimos llevar nosotros. Lamentablemente la gente solo se acuerda de los campeones, pero yo me quiero acordar de mucha gente que estuvo acá  durante todos estos procesos y capaz que se lo merecían igual que nosotros y no tuvimos la suerte de lograrlo antes. Hoy somos campeones y lo estoy disfrutando, pero no me quiero olvidar de ellos, no los nombro porque son muchos, pero la gente sabe quienes son”.

Sobre las dos finales consecutivas perdidas, Joaquín comentó: “Se nos dio y creo que lo fuimos a buscar también. Yo ya había estado en las final pasada, pero hay compañeros desde hace dos definiciones atrás. Esta era la tercera y nadie podía dejar pasar esta oportunidad. Por suerte se nos dio y pudimos salir campeones”.

Demian es el capitán de Aguada, pero esta liga particularmente la vivió más fuera de la cancha que dentro: “La lesión la pague carísima en esta parte final, pero aporte desde mi lugar, lo que pude. El que me conoce sabe lo que soy como profesional y como persona, vivo en el barrio, estoy todo el día en el club, estoy agradecido a la familia de Aguada, que siempre ganó y perdió con nosotros. Porque ganando aparecen todos, pero cuando toco perder la gente de Aguada siempre estuvo”.

Mientras que por su parte,  Joaquín fue ganándose su lugar con el correr de la temporada y siendo importante en la rotación: “Traté de estar preparado, esto es todo concentración y no podes distraerte un segundo. Pudimos ganar un séptimo partido con la hinchada como estaba, eso fue una hermosura”.

También habló de lo difícil de la serie hasta el instante final, pese a llegar a estar 3-1: “Fue durísima hasta el último cuarto. En un momento no estaba nada linda y hay que ir ahora a abrazar de nuevo a Zach (Graham) porque fue una locura lo que hizo. No estaba nada sencilla y por suerte apareció para dar vuelta este partido y salir campeones”.

Demian no solo entró en la historia por ser campeón con el club, además es el primer capitán que levanta una copa en el Antel Arena: “Que la cuenten como quieran, Antel Arena, no había campeones y yo corte la red y levante la copa. Es histórico, es para toda la vida y es un cuadro que me voy a llevar. La satisfacción personal es increíble y hay que disfrutarlo, se habló mucho de que a este Aguada no le daba, que Feeley no es un cinco y hoy es el MVP de la liga, el tiempo pone las cosas en su lugar”.

Ambos mencionaron y se alegraron por la consagración de Feeley como MVP, el número 14 rojiverde dijo: “Merecido lo tiene Andrew (Feeley) porque se lo ganó. Jugar con él es como estar con tu padre en la cancha. Hacés una bobada o algo, y ya te encaja un bocadillo, te dice que hacer y lo que no, te va corrigiendo y guiando, y tenerlo todos los días es algo que me ha hecho sumar bastante. Por todo eso estoy muy agradecido con él y merecidísimo el MVP”. 

Por su parte, Demian, intimo amigo de "Andres" mencionó: “Andrew es un hermano para mi, es un hermano de la vida. Vamos a comer juntos hablamos de nuestros problemas, tanto con él como con Federico Pereiras, son dos personas que las llevo en mi corazón, son espectaculares como profesiones y más como personas, me emociono mucho al hablar de ellos porque pienso todo lo que vivimos y nos merecíamos esto, hoy somos campeones”.

La joyita aguatera le dedicó el titulo a su gente: “A todos los que estuvieron, mi familia, padre, padrino, los que siempre me ayudaron y también a “El francés” al que le quiero mandar un abrazo. A todos ellos por apoyarme les mando un saludo apretado”. Y no podía despedirse sin una palabra para el club y su gente: “Aguante Aguada siempre”.