Miguel Volcan y Germán Cortizas, entrenador en jefe y ayudante de este Aguada campeón, hablaron con Basquet Total de la consagración del rojiverde y del trabajo en conjunto con el que lideraron al aguatero para llegar al título.

Miguel Volcan, por Federico Ramos

El equipo logró romper una racha de dos finales perdidas consecutivamente y pudo obtener su segunda Liga luego de seis años: “Lo hablé con los jugadores cuando llegamos a Playoffs. Tratamos de armar un proceso, algo que yo llamo la mentalidad de la próxima jugada. Cuando clasificamos a la final, hablamos del medio paso. Esto pasa cuando cualquier equipo llega a una final, en cualquier disciplina deportiva y en donde hay un ganador y un perdedor. Generalmente gana el que da ese medio paso, el que da ese esfuerzo extra y el que tiene ese punto extra de querer ganar y eso está en el corazón y en la mente. Este equipo demostró que tiene ese medio paso a falta de tres minutos para terminar el partido, porque metimos cuando teniamos que meter y defendimos cuando teníamos que defender”.

El rojiverde pasó de poder ganar la serie con amplia comodidad ante el campeón hasta estar a un juego de perderlo todo en poco más de una semana: “Es muy importante tener fortaleza mental y lo del medio paso. Hay equipos que lo tienen, son contundentes y te aniquilan. Eso a veces se tiene o no se tiene, y sino, se aprende. Cuando Malvín se puso 3 – 1 abajo, el cuadro tuvo respuesta anímica, también lo tuvo en el 3 – 2 y en el 3 – 3. Desde lo mental, cuando vos sacas una ventaja, tenés una parte inconsiente que te dice que podes darte un tiempo más, y eso te traiciona. Ya no había un tiempo más y el equipo lo sacó. En el juego seis lo cerramos por 8 o 9 puntos y era para haberlo cerrado por 12 o 15. Lo que pasó ahí es que entramos mal en el tercer cuarto, como pasó hoy. Pero, lo que ocurrió esta noche fue que en los momentos de rachas malas no quedamos tan lejos. El equipo volvió de atrás, se puso nuevamente en juego y pasó de largo para poder cerrarlo”.

Con la baja de Davis en el primer partido, Miguel no tuvo tiempo para lamentos y debió depositar sus esperanzas en Graham, quien nunca había jugado en Uruguay. Al principio fue un trabajo duro, pero finalmente, dió sus frutos: “Dwayne estaba en el mejor momento. Yo llegué el 16 de Febrero, en los cuales dirigí cinco partidos de fase regular y los Playoffs. Ahí él estaba siendo determinante y justo se lesionó, aparte tomaba responsabilidades. Zach llegó y fue un jugador elegante que pasa muy bien la pelota y que entiende el juego. No tiene el temperamento a veces, pero aporta desde lo suyo. Costó hacerle entender que tiene que tomar ciertas responsabilidades en ciertos momentos. Por ejemplo, en el juego anterior el estaba a un metro del aro y prefirió darsela a Thornton que estaba abierto en el triple. Aguada en ese mementos no necesitaba eso, precisba alguien que tomara responsabilidades. Gracias a Dios, Zach pudo asumir sobre el final y tuvimos el resultado que queriamos”.

Al finalizar, Volcan tuvo unas palabras para todas aquellas personas que ayer y hoy, le hicieron ser la persona que es hoy en día. También agradeció a todas aquellos que estuvieron presentes, de una forma u otra, en la consagración: “Yo tengo que agradecerle a los jugadores, al cuerpo técnico que ya estaba. Mi relación con ellos trasciende el resultado deportivo y por eso logramos una química genial. A los médicos, a los dirigentes por haber confiado en mí y yo también confié en ellos. Le doy gracias a la gente por esta pasión, pero yo ya la conozco porque hay tres personas que ya no están en este mundo. Uno de ellos fue Rubén Bulla que fue quien me puso en el basquet cuando llegué a Montevideo. Yo era asistente de él y para mí fue uno de los mejores entrenadores de la historia de Uruguay. El otro es Enrique Yahn, otro amigo personal, hincha de Aguada que después entrenó muchos años al club y la última persona es Roberto Pavón. También quiero mencionar a Fernando Cabrera que fue el que empezó la temporada con este equipo. Va mi reconocimiento hacia el “Hechi”, porque tiene parte de esto. A mí me ha tocado estar en los dos lados, tanto entrar por la ventana como salir por ella. Sé como funciono esto. A veces es justo, otras veces es injusto, pero es cruel. En la vida del entrenador, la única certidumbre es la incertidumbre. Así que le mando un saludo a Fernando y lo quiero hacer parte de esto”.

Germán Cortizas, por Santiago Benítez

Consultado sobre las primeras emociones y sentimientos dijo: “Tengo una alegría enorme, me siento totalmente completo con mis amigos, mi familia y trabajando de lo que me gusta con este plantel que ha sido un placer y se los va a extrañar mucho, siempre a disposición y nunca una queja, así que merecido título el que lograron”.

El casco también habló de la dura serie ante Malvín y lo que pasó tras ir 3-1 arriba: “Nuestro miedo siempre fue cuando estábamos arriba, parece increíble pero a este plantel le gustaba las difíciles. No te digo que lo elegimos porque lo queríamos cerrar obviamente antes, porque teníamos un rival enfrente que capaz que lo encontrábamos en una noche que no nos permitía ganarlo. Pero yo sabia que nuestra respuesta iba a ser mejor en la adversidad. Cuando íbamos 3 a 1 todos pensaban que Aguada era campeón y cuando nos empataron pensaron que seguían de largo, el deporte nos sigue enseñando que hay que ser respetuoso y mantener la calma”.

Germán habló también de la pérdida de Davis en el primer juego de las finales: “Davis tenía un sentido de pertenencia diferente al de Graham. Son dos jugadores de mucha calidad, pero por procesos, Davis sufrió muchas cosas este año, denuncias, momentos bajos, momentos altos y en el momento que estaba era imparable y él se merecía terminar adentro de la cancha, con el título pero dentro de la cancha”.

Cortizas también habló de su temporada, desde el inicio como DT en Reducto en la DTA, hasta la noche del miércoles coronado con una Liga: “En lo personal tuve varias oportunidades de ser asistente técnico, pero se frustraron. Ahí Reducto me abrió la puerta y yo fui al club en busca de esto, de poder llegar acá, pero nunca pensé que se iba a dar este año sinceramente. Pensé en algo a largo tiempo, tener la primera experiencia, por más que yo quería seguir al lado de alguien para continuar aprendiendo y al no darse salí a buscarlo. Se nos escapó el ascenso y eso golpeó mucho porque es un club que se merecía grandes cosas, con gran esfuerzo llegamos a una definición pero la última pelota no quiso entrar y nos fuimos masticando bronca”.

Luego le tocó llegar a Aguada en el peor momento del club en la temporada y demostró que Aguada fue, es y seguirá siendo su casa: “En ese momento los dirigentes entendieron que la cosa no venía bien y tomaron una decisión que nunca es agradable. Hicieron cambios y entre esos cambios me pidieron que agarrara momentáneamente y el resto ya lo conocen. Seguimos más partidos que los que me habían dicho, se logró clasificar a playoffs y ahí se buscó un entrenador de nivel”.

Tras la llegada de Miguel Volcan, Cortizas pasó a ser la mano derecha del entrenador, siendo siempre una fuente de consulta constante en cads instancia del juego: “Estoy muy agradecido con Miguel y todo el cuerpo técnico. Fernando Cabral, a Joel que fue también quien me ayudó en el comienzo cuando me tocó agarrar solo, también a Guille Souto y Santiago Meldaña que también nos agarró en el momento más complicado. Pero principalmente a Miguel, por como nos hizo partícipes y trabajamos todos con un sentimiento de igualdad en las acciones”.

El deporte siempre da revancha, consultado si lo sentía así este título que no pudo conseguir como jugador comentó: “No se si una revancha, pero si es un sueño que siempre tuve y por dentro sentía que se iba a dar algún día. Esto es así, hay que trabajar, mejorar y tratar de luchar por esa oportunidad y más porque esas cosas no se dan tan seguido. Hoy se dio esta oportunidad y sentía que sí se daba iba a ser increíble y había que disfrutarla. Así fue y quiero destacar la apuesta del club, la respuesta de la hinchada que se comportó muy bien apoyando al equipo durante todo el año, recordar el cuerpo técnico anterior que armó el plantel y a los dirigentes, todos tenemos que disfrutar la novena estrella”.