Biguá derrotó de forma contundente a Trouville en condición de local 92-76 con un soberbio tercer cuarto. Martín Rojas fue la figura del encuentro.

El comienzo del juego fue muy entretenido, queriendo ambos equipos ponerle ritmo al encuentro. En Trouville era Manuel Mayora quién manejaba el mismo y se hacía notar en ofensiva, anotando los primeros seis puntos para su equipo. Tras varios minutos de mucha paridad e intercambios en el score, Trouville pudo muy esporádicamente sacar una muy pequeña ventaja a su favor promediando el cuarto producto de triples de Viacaba y Frattini. A partir de ahí, el dueño de casa empezó a ir de manera agresiva al aro, sacando reiteradas faltas con las que empezaba a tener problemas su rival. Couñago igualó las acciones en 14 a lo que Trouville contestó rápidamente con un nuevo triple de Frattini, pero el cierre del primer cuarto de Martín Rojas fue extraordinario colocando siete unidades consecutivas para que Biguá finalizara los primeros diez minutos de juego arriba, 22-19.

El equipo de la calle Chucarro con un 4-0 en el arranque del segundo chico logró pasar por mínima pero no pudo mantenerlo. Ibón encontró en Saavedra y Noceda dos muy buenos ingresos que le brindaron muchas soluciones ya que estos se convertían en las principales vías de gol del "Pato", mientras Trouville comenzaba a tener dificultades tanto en defensa como en ataque por lo que era superado. El conjunto local se mostraba mucho más firme y con dos bombazos consecutivos abrió nueve de renta a falta de 2.20, lo que obligaba a Morales a solicitar un minuto de tiempo.

Este surgió efecto rápidamente. En el momento más complejo para Trouville, Fernández convirtió un gol y foul, acompañado por dos defensas consecutivas con recuperos de balón que terminaron en gol. El "rojo" puso un rápido 7-0 para ponerse solamente dos unidades por debajo con 1.30 por jugar de la primera mitad. Noceda convirtió para Biguá mientras Viacava y Mayora hicieron lo propio para los suyos yéndose al descanso largo igualados en 40.

El comienzo del complemento tuvo una muy mala noticia para los de Villa Biarritz, ya que se le pitó a Joaquin Jones su segunda falta técnica lo que desencadenó en que el jugador abandonara el rectángulo de juego con ocho minutos del tercer cuarto por jugar. Esto lejos de perjudicar a Biguá, lo hizo sacar lo mejor al equipo de Ibon y a partir de ahí cambió notoriamente el trámite del juego. Rojas asumió con éxito en ofensiva y comenzaba a ser muy difícil de defender para la defensa roja. Además, al dueño de casa se le abrió el aro desde más all{a de los 6.75 y con bombas de Couñago, Rojas y Álvarez el score marcaba 60-48 restando 4.30 para que se fuera el tercer cuarto.

Trouville, nunca le encontró la vuelta viéndose ampliamente superado por su rival. La renta renta seguía aumentando, mostrándose muchísimo más solido en cuanto a juego para el "Pato" que no sólo encaminaba el juego con un 32-14, sino que parecía sentenciarlo.

Y así fue. Las diferencias eran muy importantes, Trouville intentó pero lejos estuvo de poder siquiera llegar a una reacción. La superioridad que Biguá había empezado a construir desde atrás hacia adelante lejos de esfumarse con el correr de los minutos, se mantenía. Calone puso algún triple pero era muy poco para lo que precisaba el "Rojo" para ponerse en juego. Los de Morales no pudieron descontar a más de 12 unidades, se intercambiaba gol por gol en algún pasaje del último chico y eso claramente favorecía a quien tenía la ventaja.

Muchos de los minutos del último período, estuvieron de más ya que la victoria de Biguá fue muy clara, con un gran tercer cuarto donde el elevar considerablemente su intensidad fue demasiado para un equipo como Trouville que frente a eso, nunca encontró respuesta en la noche.

El goleador del equipo ganador y del encuentro, fue Martín Rojas convirtiendo 25 unidades.