Larrañaga venció como local a Capurro en un partido muy parejo donde Camilo Mariño fue el amo y señor de la pintura. Terminado el partido habló con Básquet Total.

El partido fue muy luchado en el aspecto defensivo, algo que terminó siendo la clave en la victoria del mil rayitas: “Comenzó muy complicado, ellos nos lograron sacar una diferencia pero el técnico pidió un minuto en el momento justo, luego de ahí corregimos y lo pudimos traer”.

Sobre el cierre del primer tiempo parecía que Larrañaga se iba arriba pero tres triples consecutivos hicieron que Capurro se fuera adelante en el marcador: “Nos volvimos a desconcentrar y nos hicieron tantos fáciles. En el entretiempo la charla fue bastante dura y eso nos permitió volver a estar en partido y poder sacarlo adelante”.

Camilo fue de menos a más en el partido, donde no comenzó como titular. Pero a base de una defensa dura y grandes movimientos en el poste se hizo insustituible: “Tuve la suerte de sacar ventaja, sobretodo en el rebote ofensivo y convertir bastante, hoy se me dio y lo aproveché”.

Mariño también habló del momento del equipo que esta en una racha positiva y además planteo los objetivos del grupo: “El objetivo es terminar lo más arriba posible, llegar a estar entre los cuatro primeros y así estar en la fase final de ocho y una vez ahí dependiendo el fixture y los resultado tratar de pelear el campeonato”.

Camilo no pudo dejar de destacar el nuevo piso de Larrañaga y más un jugador que hizo toda la etapa de inferiores en el club: “Es hermoso poder jugar acá, y para mi especial porque jugué todas formativas en el viejo piso de goma, mi vida esta ligada a este club y es hermoso ver el cambio y más cuando nos hemos hecho fuertes cada vez que jugamos de local”.