Aguada con muchísimo carácter venció a Malvín a pesar de entrar al ultimo cuarto 13 puntos abajo. El aguatero puso la serie final 2-0 y al campeón en jaque.

Resumen del partido

El arranque fue parejo, Malvín sacó ventajas con Mazzarino asumiendo y generando desde el pick con Hatila, sumado a los aportes de Millsap en el goleo. Mientras que el aguatero, tuvo en Andrew Feeley su arma ofensiva, abriéndose y lastimando desde el perímetro. El primer chico fue favorable a Malvín, que con una pizza de Santiso desde atrás de la mitad de la cancha, se fue arriba 24-19.

Los segundos diez minutos continuaron con la misma tónica, Malvín imponiendo el ritmo a través de la defensa y Mazzarino haciendo estragos desde el pick central, jugándolo tanto con Blair como con Passos. El rojiverde dependió de chispazos de Bavosi y sosteniendo el partido con su alto porcentaje de tiro exterior. A pesar de eso, el playero se fue al descanso ganando por doce, 49-37.

En el inicio del complemento, el playero de la mano de sus NBA, Blair y Millsap abrió rápidamente 16 de ventaja ante un Aguada carente de ideas ofensivas y que no encontraba soluciones defensivas para contrarrestar a Malvín. Los dirigidos por López tuvieron un tercer cuarto de Dejuan Blair en excelente nivel para irse al epílogo arriba 73-60.

El último cuarto fue de locos, comenzó con un rápido 5-0 de Joaquín Rodríguez, para que Aguada se colocara a 8 en menos de un minuto del chico. Con buenos minutos de Taboada y Feeley, el rojiverde llegó a ponerse a 3 a falta de tres minutos para el final y aprovechando las malas decisiones en ataque del playero, logró primero empatar a falta de 1.30 y pasar a dominar el score, cuando restaban 40 segundos, con libres de Thornton y Feeley tras ganarle dos veces consecutivas el rebote ofensivo al azul de la playa. Malvín descontó y se puso a uno, 88-87 con 16 segundos por jugar. Taboada fue rápidamente cortado, no falló desde la línea, puso los dos y en la recarga el playero, a pesar de tener dos intentos para empatarlo, no lo logró. Fue victoria (¡y de que manera!) aguatera, en cifras definitivas 90-87.

UNO x UNO

AGUADA

Bavosi (7): Inteligente en cada lectura, el PT lo banco él. Taboada (8): Culpable del triunfo. Muchísimo de aquello para cerrar el match. Pereiras (6): Clave en el sistema defensivo del DT, por algo jugó los 40’. Thornton (8): Jerarquía. Le gustan más los finales cerrados que no sé. Feeley (8): Vital. Tuvo que bailar con la más fea atrás y adelante sacó a bailar a varios. Álvarez (4): Un bombazo y poco más. Izaguirre (5): Dio soluciones. Rodríguez (6): Sus puntos al arranque del 4C fueron vitales.  Volcan (8): Ajustó, ajustó y ajustó hasta encontrarle la vuelta a la defensa. Lo logró. Un rebelde más.

MALVÍN

Cabot (3): Desconocido. Mazzarino (6): Generó como siempre, si no lo acompañan... Millsap (3): El cierre tan displicente le baja muchos puntos. Blair (5): Jugó bárbaro, en el cierre erró mucho y su equipo lo pagó caro. Passos (4): Arrancó bien, fue decayendo de a poco. Santiso (4): Por momentos dio soluciones. Vázquez (4): Fue el mejor defensor de Malvín, quizás debió cerrar el partido en cancha. Souberbielle (3): Muy poco. López (5): Acertó y mucho, en rotar y jugar con un solo interno durante los primeros 3 cuartos, algo que a Aguada le costó encontrarle la vuelta. El cierre colectivo no fue digno de un equipo como Malvín.

EL VAR

Alejandro Sánchez Varela, Gonzalo Salgueiro, Diego Borghini (7): Gran arbitraje. Prácticamente sin errores, y cuando los hubo se corrigieron entre ellos para acertar en las decisiones, en un final picante, llevaron el partido muy bien.

_______________________

Lo destacado

El último cuarto de Aguada. Desde los jugadores, hasta el cuerpo técnico e hinchada. Fue de una rebeldía conjunta, admirable. Levantar una final tan compleja, entrando 13 puntos abajo al epílogo y con un foráneo menos no puede llevar otro adjetivo que rebeldía. Eso es lo que tuvo el aguatero esta noche para ganar y poner las finales 2-0. Por ello, se lleva lo destacado de BT.

Lo distinto

A pesar de estar en muletas y con una bota en el pie, Dwayne Davis vivió todo el último cuarto parado, entre medio del aro y el banco aguatero. El ojo de BT vio como en reiteradas ocasiones el bueno de Dwayne le gritó y le dijo alguna cosita a Dejuan Blair, molestando y haciendo reír al interno playero. ¿Habrá influido en el rendimiento de Blair sobre el final? No lo sabemos. Lo que sí sabemos es que Davis fue participe del triunfo rojiverde y que si Bilardo lo ve, estaría orgulloso del extranjero aguatero.