La serie semifinal entre Nacional y Aguada tuvo su primer partido suspendido por problemas con el reloj de posesión.

Sin dudas era uno de los partidos más esperado, ya que dos de los clubes con mayores hinchadas, y además candidatos al título se medirían para definir cuál de ellos llegaría a la deseada final de la Liga Uruguaya. Así se vivió la previa, tribunas colmadas, aliento de ambos lados y los jugadores entrando en calor.

Pero el juego no pudo empezar, ya que uno de los relojes de 24 segundos no funcionaba. Hubo varios intentos por arreglarlo, incluso se fue a buscar un juego de relojes de alternativa a la FUBB pero no hubo caso. Luego de cuarenta minutos de espera, Alejandro Sánchez Varela dio el juego por suspendido.

Tras esto se resolvió que la serie seguirá el próximo lunes, tal como estaba fijado, pero con el primer juego en lugar del segundo. De esta forma esta llave tendrá una semana de desfazaje sobre la que jugarán Malvín y Urunday Universitario. Si bien hubo intentos de fijarlo para martes o miércoles, un viaje ya marcado por Al Thornton no permitía al aguatero jugar.

En otro orden, y debido a rumores que circularon en el Palacio mientras los hinchas se retiraban, vale decir que no se podrá realizar ya cambios de extranjeros, excepto en casos de lesión.