Gonzalo Fernández habló con Basquet Total largo y tendido, analizando varios aspectos que dejó la serie Nacional - Olimpia, proyectándose a semifinales y contando como vive su estadía en el básquetbol tricolor.

El entrenador contó las sensaciones de volver a semifinales: "Es el segundo año consecutivo que estamos entre los cuatro mejores de la Liga, cuando yo llegué a Nacional el objetivo siempre fue poner la marca del club en básquetbol donde tiene que estar. La alegría es inmensa porque sufrimos mucho, vivimos día de tensión, pero en la noche señalada el equipo sacó la cara y mostramos que si nos esforzamos estamos a tiro de cualquiera".

A lo largo de la serie Nacional fue variando situaciones, sobre todo desde las características de jugadores elegidos por el entrenador: "Usamos variantes, a veces planificás, no sale y tenés que cambiar sobre la marcha. Olimpia tenía características de juego que nos complicaban mucho a nosotros, es un equipo muy atlético, jóven, que presiona todo el partido. En el quinto juego poner a Joaquín (Izuibejeres) temprano y nos abrió la cancha, en el ensayo y error, esta vez se dio para bien".

Fernandez explicó la razón de las variantes en el quinteto titular a partir del tercer encuentro: "Cambiamos a Sarni y a De Groat, son variantes cuando las cosas no salen. Mateo hasta que no la meta de tres puntos va a tener al defensor de él en el medio del área y colapsa la pintura, aun asi se entiende bien con Batista para los cortes hacia el aro y Esteban lo asiste, pero muchas veces necesitamos abrirle espacios para que Batista juegue en la pintura. Los titulares son los que cierran".

Evitar que Olimpia convirtiera de ataque rápido fue una de las claves defensivas: "Para eso no había que arriesgar pases innecesarios, tener la bola segura. Jugamos más sencillo, controlamos las pérdidas para que no nos corran la cancha".

Fernández de a poco se acostumbra a estar entre los entrenadores de elite, eliminó en gran batalla táctica a un DT de gran palmarés, pero: "le resto trascendencia, Jauri es un referente para todos los que arrancamos a dirigir, son los jugadores los que ejecutan, nosotros somos simples guías que ayudamos a que el equipo sea mejor. Gerardo hizo un gran trabajo con Olimpia, lo felicito y nos veremos el año próximo".

Gonzalo contó como vivió la previa a un quinto juego donde perder era retirarse del torneo: "Los momentos de tensión que pasamos fue porque el club apostó y los candidatos eramos nosotros, la responsabilidad de la serie era de Nacional. En un final parejo Olimpia podía fluir un poco mejor, por suerte lo pudimos abrir antes, pero eso son cosas del juego, se dio así".

Para cerrar, habló de la llave semifinal que se viene: "Aguada está durísimo, tiene un interno nuevo. Habrá que ver como podemos defenderlo y como planificar para ganar la serie nosotros".