Tabaré ganó en condición de visitante 77 a 70 a Miramar y de esta forma consiguió su segunda victoria que lo mantiene como uno de los líderes del campeonato.

Miramar comenzó el encuentro con Diego Aispuru, Marcos Olivera, Mateo García, Gonzalo Fernández y Mateo Aspirott. Por su parte la visita saltó al rectángulo con Tomas Retamoso, Santiago Silvestre, Santiago Pernas, Joaquín Marotta y Juan Couto.

Un encuentro que arrancó con muchas imprecisiones y pérdidas de pelota lo cual hacía un partido con score bajo. De todas formas, esto era bien capitalizado por el local que disimulaba la diferencia de estatura y en ataque lograba correr la cancha teniendo en Aispuru el principal exponente. Por el lado de la visita, la premisa era dañar en la pintura con Couto y Marotta, pero la buena defensa en zona del local hacia equivocar los caminos al Indio que no estaba cómodo en el juego. Un gran ingreso de Bruno Carbone en el Mono, quien aportó triples consecutivos, fue vital para que su equipo se fuera arriba 19 a 16.

El segundo chico comenzó con Tabaré más claro en ataque y pudiendo correr la cancha por intermedio de Santiago Pernas sirvió para tomar el dominio en el juego. No obstante, Miramar continuó  firme en el partido y basando su juego en la intensidad defensiva le permitía continuar en juego. Sumado a esto, aparecieron triples claves de Mateo Aspirott y otro bombazo sobre la chicharra de Agustín Vilardo para que se vaya al descanso largo arriba 41 a 35.

El complemento fue de rachas para ambos equipos. Comenzó mejor el Indio con parcial de 8 a 2 con gran actuación de Juan Couto que seguía lastimando en la zona pintada. No obstante, Miramar elevó el tono defensivo y a partir de allí comenzó a generar corridas para nuevamente abrir una renta de seis promediando el tercer cuarto. Luego de minuto de tiempo pedido por Barrios, el indio colocó un 7 a 0 con gran aporte de Diego Premazzi. El local reaccionó por intermedio de Diego Aispuru con puntos consecutivos y a esa altura ya era un partidazo en la calle Santiago Gadea. Sobre el final lo cerró mejor la visita y se fue arriba 56 a 55.

El ultimo chico arrancó con una ráfaga de triples del gris del Parque Batlle por intermedio de Ignacio Turiello y Tomás Retamoso, de esta forma sacaba la máxima de ocho y parecía quebrar definitivamente el cotejo. Por el lado del local, su figura Aispuru estaba acalambrado y el equipo no encontraba puntos en ataque. Pero en el peor momento fue nuevamente Mateo Aspirott quien sacó la cara y ponía en juego nuevamente a su equipo a falta de dos minutos. El final fue desprolijo, con varias perdidas, pero fue la visita quien estuvo más firme y con libres de Retamoso le cerró la ventana a un entretenido encuentro.