Capurro comenzó con el pie derecho venciendo a Olivol Mundial en la Bombonerita de Millán y Sitio Grande, tras el juego Martín Martirena dialogó con Basquet Total.

“Sabíamos que era importante arrancar ganando y más teniendo en cuenta que venimos entrenando hace dos semanas. Todavía nos falta mucho ritmo de juego pero eramos conscientes que hoy teníamos que ganar para empezar con confianza” comenzó diciendo el polifuncional Martirena.

Los de Daniel Dacal ya vienen con un camino recorrido y al momento de jugar eso es un plus para el rojinegro: “El tener la base del año pasado influye, nos conocemos muy bien y cuando la cosa se pone fea tenemos la capacidad de varios de nosotros que sabemos asumir la responsabilidad”.

Capurro tiene varios conocidos que ya han hecho sus armas en primera, pero a pesar de eso los actores de repartos dieron una gran mano en una noche que por momentos se volvió complicada: “Nosotros tenemos la suerte de que no dependemos de un jugador. Por momentos Manuel (Castro) y yo, salimos y entraron otros y nos suplantaron muy bien. Supieron llevar la reacción del rival cuando ellos se nos vinieron y lograron mantener la diferencia”. 

Sobre el rival de turno, que volvió a la categoría tras un año de ausencia, Martirena destacó: “Es un equipo nuevo. Yo no los conocía mucho a excepción del alguno. Sabíamos que iban a defender a morir porque se conoce el estilo de Zaballa como entrenador. Él pide defensa y se notó. Son jóvenes, vi muchos más chicos pero demostraron ser un equipo muy difícil”.

Capurro comenzó como deseaba y aspira alto en este sub23 2019: “Nosotros estamos para mejorar lo hecho el año pasado. Nos pusimos la vara muy alta llegando a semifinales. Sinceramente era algo que no nos esperábamos pero empezamos a trabajar y se llegó. Este año queremos más”.