Aguada venció a Verdirrojo en lo que fue el debut de Germán Cortizas como director técnico del plantel principal. Demian Álvarez dialogó con Basquet Total tras el partido que significó sumar por primera vez por partida doble en este 2019.

"Era importante ganar hoy porque teníamos que sumar. Jugábamos en nuestra cancha, no podemos perder más y vamos a seguir trabajando porque todavía estamos lejos", fueron las primeras palabras del capitán.

Sobre el resultado final el mercedario afirmó: "Nosotros vinimos a plantear el mejor partido posible. Por suerte se dio que pudimos abrir la distancia de entrada y luego supimos manejar el partido".

Consultado sobre la derrota ante Olimpia y las consecuencias que trajo, fue claro: "La realidad es que caló hondo. Fue una derrota fea, que nos dolió a todos y le costó el trabajo a nuestro entrenador. No son cosas para nada agradables. Nosotros somos culpables pero tenemos que revertir, que dar vuelta la página, mirar para adelante que tenemos todo un campeonato por delante y con muchos objetivos por cumplir".

Sobre la destitución de Fernando Cabrera agregó: "No es fácil cuando una persona pierde su trabajo. El Hechicero estuvo tres temporadas con el club. Los resultados en esta temporada no se dieron pero son decisiones que toma la dirigencia y nosotros no podemos hacer nada. Solo tenemos que mirar para adelante, mejorar y plantearnos los objetivos que son muchos y son difíciles".

Cortizas asumió de forma interina y Aguada rindió dejando otra imagen totalmente distinta. Primando lo colectivo sobre las individualidades: "Él vino y cambio algunas cosas. No tuvo mucho tiempo porque solo fueron dos días pero está haciendo lo mejor. Es de la casa, conoce el club, nos conoce a nosotros y estuvo cambiando los sistemas y seguramente vaya laburando de a poco".

Antes de retirarse reafirmó las metas a corto plazo: "Primero que nada tenemos que entrar entre los seis y después nos vamos a ir planteando paso a paso".