Nacional estiró su racha positiva derrotando a Trouville como visitante y sigue siendo líder de la Liga Uruguaya, ahora en solitario.

Resumen del partido

Calurosa noche en el gimnasio de Chucarro para el duelo entre el líder Nacional y el local en buen momento buscando mantenerse en la pelea por entrar a la Liguilla. El rojo comenzó mejor defendiendo duro y logrando correr la cancha ante un tricolor que tuvo a Batista muy sólo más allá de alguna acción puntual de Moglia. Robinson adelantó a Trouville promediando el cuarto pero con un buen ingreso de Nicolás Delgado mejoró la defensa de los picks y provocó corridas que Danridge transformó en gol. Un triple de Batista puso el 19-18 sobre la bocina del primer chico. El Bolso amplió diferencias con Esteban dominando ambas pinturas y alternando compañías en Izuibejeres, Silvarrey y Danridge, mientras los de Tito dependieron en demasía de Robinson para generar y anotar. Una buena presión defensiva de Sarni no dejó al local armar juego, y nuevamente un bombazo sobre la bocina -esta vez de Moglia- dejó el score 39-31 de cara al entretiempo.

Trouville fue a zona en el inicio del tercero y de la mano de Robinson primero y luego triples de Catalá se arrimó en el marcador. El retorno del Bola con triple y otro de Moglia mantuvieron a Nacional arriba 56-52 antes del período final, a pesar de algunas conversiones de Harrison de media distancia. Los de Gonzalo Fernández entraron enchufadísimos y con Eziukwu y Tony abrieron diez en apenas un minuto. Barriola y Delgado alternaron triples, y en una jugada que Danridge fue a tapar y debió marcarse el doble por barrer de forma ilegal la protesta desmedida terminó con un técnico al banco del rojo. El local se desenfocó, Nacional amplió la renta corriendo la cancha y quebró definitivamente el juego. El tricolor aprovechó los minutos finales para mandar a sus más jóvenes a la cancha y un par de bombas de Massa pusieron cifras finales al triunfo, 76-67 para el Bolso.

UNO x UNO

TROUVILLE

Marotta (3). Desparecido. No justificó tantos minutos. Robinson (6). Juega tan solo a veces que de a dos o tres lo pueden defender. Catalá (6). Tuvo buenos pasajes, en el mejor cuando había calentado la muñeca lo sacaron. Increíble. Ruiz (3). Su rol defensivo no tuvo efecto. En ataque cero a la izquierda. Harrison (3). Sus hijos se van a llamar Esteban y Damián, en honor a Batista. Mayora (4). Algo en defensa. Massa (4). Peleado con el aro en el día de su cumpleaños. Barriola (3). Nada de nada. Cáceres (4). Perdido. Martínez (-). Una defensa que era buena terminó en triple de Batista 😧😭. Tito (4). Volvió a depender excesivamente de Robinson, sacó a Catalá en su mejor momento. ¿Galletto no juega con la poca generación que tiene el equipo?

NACIONAL

Sarni (5). Correcto en la conducción. Moglia (6). Un par de bombas importantes, se entendió bien con Batista. Danridge (8). Dejó sus magias y una volcada a-se-si-na. Eziukwu (6). Su tiro-flotadora sigue dándole resultados. Batista (8). El destacado. Silvarrey (6). Dio fluidez al equipo y puso un triple clave. Izuibejeres (5). Generó algunas situaciones, sin brillar ni mucho menos. Delgado (7). Lo distinto. Sánchez, Espinosa, Ruiz, Juárez (-). Apenas minutos. Fernández (8). Conoce el equipo a la perfección, maneja momentos y varía quintetos que hacen que el equipo sea un transformer.

_______________________

Lo destacado

Imposible que no sea ÉL. Doble-doble en la primera mitad, dueño de las tablas, llevó el partido durante los pasajes más importantes. Le generan, se genera solo o genera para los demás. Es cierto que en defensa no se mata todo lo que podría, pero su sola presencia intimida y alguna tapa hace gritar a toda la parcialidad. Pívot de esos que quedan pocos, lo disfruta Nacional y alimenta las esperanzas de todo el Uruguay...

Lo distinto

Más de una vez se pondera cuando un extranjero juega sabiendo que fue cortado y rinde. En Nacional se da la particularidad de que quien pasa por esa situación es Nicolás Delgado, y vale resaltar su enorme aporte al triunfo tricolor en los poco más de 18 minutos que jugó. Mejoró ostensiblemente la defensa del pick and roll ante Robinson, robó un par de bolas, ganó rebotes y hasta dejó su triple en un momento de quiebre. Crack el Tico, y ojo, su rol se va a extrañar...