Joaquín Osimani fue figura desde que Rovira decidió mandarlo a la cancha y habló finalizado el juego sobre el desempeño del plantel en el encuentro frente a Verdirrojo.

“Lo importante era que el equipo gane. Pude entrar, verlo de afuera me ayudó a ver cómo estábamos jugando, por dónde teníamos que atacar, qué errores habían en defensa y creo que los que ingresamos del banco lo solucionamos. El arranque no fue el mejor y con dudas, pero a partir de que empezamos a aplicar el plan, que era evitar que corran ellos, hacerlos jugar x y nosotros aprovechar de errores, se nos dio. Empezamos a mover más la bola, con Jeremis (Smith) quien nos va a dar mucho juego colectivo y nosotros estamos todos sacando fruto de eso”, comenzó manifestando.

Nos habló del juego base de Biguá y cómo se reflejó en este encuentro: “Los del banco tenemos que mantener la energía, para darle descanso a alguien que está jugando bien, o elevarla cuando está el nivel o el ritmo de partido bajo. Hoy lo hicimos bien, de a poco nos aplicamos al plan que queríamos y moviendo la pelota. Nosotros nos sentimos tranquilos cuando jugamos al básquetbol, damos un pase extra o tenemos tiros cómodos. A partir de Jeremis o el pick and roll de algunos de nosotros pudimos llevar el juego y eso nos dio la victoria”.

Sobre el conocimiento de Rovira sobre el plantel, dijo: “El Sapo (Rovira) nos da pila de confianza al plantel desde que se armó. Con la suma de Martín (Osimani) somos todos oriundos de Biguá y eso ayuda mucho. No se nos estaban dando los resultados, pero el ambiente del día a día es muy bueno, porque nos conocemos todos y crecimos todos acá salvo los extranjeros, hasta el cuerpo técnico es cien por ciento del club. Cuando atravesás momentos difíciles, ese conocimiento y el día a día ayuda que el clima sea más calmado, no menor porque igual nos tenemos que exigir. Pero nos conocemos de toda la vida y se vive de otra manera”.

Respecto a la llegada de Smith, acotó: “Jeremis es un jugadorazo. Desde el momento que llegó, ya lo conocíamos y sabíamos que es un jugador completamente distinto al que teníamos (Forte), que era un jugador terminal, con gol en la mano, pero no sumaba mucho para el trabajo colectivo, era más individualista. Jeremis es el opuesto, está todo el tiempo pensando en el equipo, es un líder, hace lo que tiene que hacer, no es un básquetbolista que quiere sumar sus números, sino que prefiere jugar y tener la pelota para repartirla a lo que necesite el plantel. Este tipo de jugadores te hacen crecer, ganar y estoy muy contento que esté con nosotros”.

También nos dio su evaluación para Hinkle, quien por momentos se lo ve bastante estático pero aporta muchas unidades: “Es un jugador aplicado, se adhiere al sistema y sabe leer. Cuando tiene que hacerlos pagar, lo hace y nosotros confiamos mucho en la mano de él. Además es completo, lo usamos mucho para el tiro así no se desgasta en la cancha, pero también tiene buen uno por uno, a veces va para el aro y usa su inteligencia. Es un jugador de equipo y a partir de esto tenemos todos jugadores colectivos, cosa que nos va a hacer construir de ahora en más y nos va a volver peligrosos. Todavía lo tenemos que demostrar y con trabajo lo vamos a lograr”.

Lograron un destacado triunfo y sobre el futuro de Biguá, mencionó: “Tenemos que ganar si o si el próximo partido y pensar sólo en eso”.