En su debut, Jaime Lloreda terminó siendo el goleador de su equipo. Tras la victoria ante Verdirrojo, conversó con Básquet Total.

Comenzó contando que se encontró al llegar al equipo: "Un equipo nuevo, lleno de "guachos". Hay que trabajar más que en los últimos dos años, estoy un poquito fuera de ritmo pero vamos a trabajar para poder lograr el objetivo que es llegar lo más lejos posible. Hay que reconstruir y gracias a Dios trajeron a Panchi (Barrera) que con él es sensacional jugar, trajeron otra buena incorporación como Pettigrew. Veremos que pasa, esto apenas está empezando y esperemos tener más ritmo en el transcurso de los juegos" 

Lloreda volvió al país en una gran forma física: "Físicamente he mejorado bastante, pero me falta un poco más de ritmo de juego, que con el tiempo lo estaré consiguiendo. Llevo meses sin realmente jugar y espero que con el tiempo pueda lograrlo para aportar lo mejor al equipo".

A pesar de la gran apuesta de Macabi, a la hora de llegar no le cargaron a Jaime la responsabilidad del título: "Me dijeron de venir y claro que quería, porque Hebraica es como mi casa. Nunca me dijeron nada del título, no creo que haya tanta exigencia con el equipo joven que tenemos. Tenemos que hacer cosas especiales y creo que para eso me trajeron".

Resaltó lo que es jugar con Barrera: "Son cosas que pasan con Panchi, siempre tenés que tener los ojos abiertos porque tú nunca sabes por donde viene la bola. Le da dinamismo al juego, creo que eso es lo importante. Esperemos ir mejorando, que los otros se adapten a su juego, porque aquí todo se va a construir al rededor de Panchi. Porque es el líder del equipo".