Uno de los puntos más importantes de Danubio en la DTA 2018 para lograr el ascenso al Metro, Ignacio Pons, habló con Basquet Total tras la victoria frente a Reducto.

Exhausto pero destilando felicidad contó sus primeras sensaciones: “El cansancio a esta altura, después de un alargue, no tiene palabras, pero este plantel entrenaba desde un principio en condiciones a veces adversas y fue de menos a más durante todo el campeonato. Terminamos con esta frutilla de la torta que es hermosa”.

Sobre el partido en si dijo que Nunca nos habíamos encontrado con un partido como este. Siempre estábamos arriba en todo momento y muy pocas veces nos pasó de en los minutos finales sufrirlos tanto. En este estuvimos todo el segundo tiempo atrás. Llegamos al alargue exhaustos, pero ganar de esta forma hacer que se disfrute de una forma diferente”.

También está seguro a la hora de señalar la clave de Danubio para llevarse el triunfo: “La defensa. Los puntos se reparten entre todos los jugadores, a veces Matías (Nicoletti), a veces Nicolás (Sánchez), a veces yo… pero la defensa es la clave. Tratamos de bajarlos de 70 en el tiempo reglamentario para marcar la diferencia ahí”.

Casi todos sus puntos vinieron de la pintura, y sobre la lucha que se dio bajo los aros comentó: “Puede ser que el punto débil de ellos fuera la pintura, igual tienen unos cuatro que se abren muy bien para tirar y eso nos complicaba a nosotros porque sin ser Miranda o en mi caso, tenemos internos bastante lentos. Pudimos defender bien ese juego interno y lograr muy buenas participaciones: Miranda jugó muy bien al bajo, De Las Nieves también. Pero ellos fueron un gran rival”.