Figura del triunfo de Reducto frente a Danubio para empatar la serie, Nicolás "manzana” García se tomó unos minutos para dialogar con Básquet Total tras la victoria.

De la importancia de la misma, dijo: “Quedé muerto pero contento, obviamente, este cansancio vale la pena. Faltando pocos minutos me mira Martín (Andrade) y me dice que le de un poquito más. Me tocó jugar los cuarenta minutos, no es normal que me pase, pero así se dio. Dejé todo en el final como todo el equipo,  fue tremenda la entrega que tuvimos. Pudimos tapar el agujero de no tener a nuestro goleador y sacamos un partido increíble”.

A la hora de definir el transcurso del partido, que por momentos se vio muy cortado por las faltas, lo denominó como: “Un partido de tercera. Los partidos acá por momentos son más luchados que jugados. Pero nosotros tratamos de jugar lo más que podemos al básquetbol, como no tenemos una figura determinante tratamos de anotar entre varios: De Pena, Martín, Trusich, hoy Rabinovich luchó como un tigre, y salió lo que esperábamos”.

También habló sobre Danubio, el rival a vencer para lograr el ascenso al Metro: “Es un equipo al que las anteriores tres veces que habíamos enfrentado nos había ganado muy bien. Igualmente teníamos mucha confianza en nosotros, sentíamos que sobre todo el primer partido en cancha de ellos se nos había escapado y acá, en nuestra cancha, podíamos. Había que luchar, había que defender un poco más, y creo que está ahí, para ser más fuertes de ese lado”.

Sobre su propia actuación, dijo: “Me sentí bien. Mi rol es claramente el de armador. En el primer tiempo armé y creo que no anoté, pero el partido iba punto a punto así que yo me adapté a eso. En el segundo, si bien no me fui de lo mío, entré en confianza, y eso para un jugador es fundamental, para poner una bola, que fue un triple. Después me agrandé, pero eso salió porque el equipo me hizo llegar la pelota y pudimos crear situaciones más claras”

Por último, habló de lo que se viene el domingo, cuarenta minutos que definen el ascenso: “Es un poco más. No nos sobra nada, tenemos un buen rival en frente pero nos tenemos fe, por algo llegamos acá, ahora es 50 y 50. Me toca estar definiendo otra vez esta categoría y eso me tiene muy contento. Hay varios jugadores que también ya la conocen, así que confiamos en nosotros a morir”.