Nicola Pomoli tuvo un excelente desempeño en la finalísima del Sub 23 y muy contento habló de lo que fue este gran año en lo personal y para la institución que logró la triple corona tras ganar en Liga Uruguaya, Formativas y Sub 23.

“Es una copa que pudimos conseguir hace dos años. Estamos todos contentos y felices también por el campeonato de juveniles”, comenzó manifestando tras la consagración.

Malvín no comenzó bien, pero en el segundo cuarto revirtió enseguida la situación: “En los primeros minutos arrancamos desconcentrados, cosa que puede pasar en los partidos. Por suerte pudimos sacarlo adelante y bien temprano, llevar la ventaja desde el principio y nos fuimos lejos”.

Habló de la clave para cambiar el panorama: “Creo que tuvimos un jugador excepcional como Emi (Serres), quien la rompió y en lo colectivo también jugamos todos bien, la defensa además fue lo principal”.

Otra clave fue que cada uno de los que entró desde el banco también rindió y el “Chato” Martínez los supo ir llevando: “Sin dudas, todos juntos, jugando para el mismo equipo, tirando para adelante desde el titular que juega 40 minutos hasta el jugador número 11. Todos aportaron y pudimos salir campeones”.

Nicola en lo personal jugó una enorme final y llegó al doble-doble en puntos y rebotes: “Yo no me fijo en las estadísticas, sé que agarré algún que otro rebote, pero lo hago todo para el equipo y lo que se necesite, si es tirar bandejas, tirar triples o agarrar rebotes, hay veces que se da y otras que no, pero siempre intento ser lo mejor posible para colaborar con los compañeros”.

Nos dijo lo primero que le pasaba por la cabeza tras la premiación: “Una alegría enorme, no sólo por este título, sino por el de hace días en juveniles también y terminar las formativas así es un placer”.

Triple corona para el playero, campeón de Liga Uruguaya, Formativas y Sub 23 en un mismo año: “La verdad que sí y además campeón de formativas en más de una categoría, es excelente. Malvín trabaja para eso, para siempre pelear en las finales y por suerte pudimos ganarlas”.

Para concluir, dedicó el título: “A toda la gente, al Bebé (Santiago Ugartemendía), a la banda del KU (Kennedy Universitario) y a mi novia”.