Danubio superó a Reducto 91-68 en el Romeo Schinca y de esta forma quedó a 40 minutos de conseguir el sueño del ascenso para toda la barriada de La Curva de Maroñas.

Resumen del partido

Gran marco de público en el escenario de Larre Borges para ver la primera final por el segundo ascenso al Metro 2019.

Naranja al aire impulsada por Fabián Martínez y comenzó mucho mejor Danubio que lo dominaba en todos los aspectos a Reducto. Muy concentrado el conjunto de M. Sedes que salió a jugar una verdadera final desde el arranque, muy solidario atrás, zona 2-3 donde constantemente saltaban las ayudas o evitaba lanzamientos fáciles del rival. En ataque jugó como quiso de la mano de M. Nicoletti e I. Pons que eran socios de lujo. Además, N. Sánchez era el conductor de Danubio que llegó a tener 21 puntos de renta (31-10) ante un desconocido adversario. Ajustó G. Cortizas con los ingresos de D. Silva y L. De Pena, tuvo otra presencia ofensiva el equipo, y atrás sin ser nada del otro mundo le dio para superar lo muy malo hecho en el primer chico que le convertían por todos lados. Se fue arriba la franja 46-30  los primeros 20 minutos, fue más regular y no cambió su ritmo ni bajó su rendimiento con los ingresos de L. De Las Nieves, L. Tolmero y N. Rossiello que saltaron al rectángulo en distintos momentos.

El complemento fue totalmente distinto, desde la calle San Fructuoso cambió el viento, otra actitud defensiva y distintas vías de gol. Apareció De Pena con bombas seguidas, y G. Romero en el bajo hizo pesar los centímetros en la tabla. Danubio estaba confundido, alguna insinuación de Nicoletti que quebró hacia adentro en reiteradas ocasiones ya que tenía una marca encimada, y no podía sacar su tiro de tres. Los cambios de hombres en el celeste, le salían a la perfección, robó muchas pelotas y también provocó varias pelotas perdidas. En el amanecer del último chico, se puso a una bola el elenco del “Manicomio”, pero la pelota de De Pena bailó y salió desde los 6.75, si entraba el juego se igualaba en 64 unidades.
A partir de esa incidencia, el blanco y negro se afirmó, corrió la cancha con Ferro y el “Pájaro” Tolmero que le dio otra intensidad que había perdido el elenco de Sedes en el tercer período. Nicoletti volvió a generar en ataque y Pons arrastraba marcas, para que los perimetrales quebraran la primera línea con poca resistencia de Reducto, que tiró la toalla cuando lo remó muchísimo para ponerse a una posesión. Parcial contundente de la franja 27-7 en los últimos 8:00 para ganar el primer encuentro y quedar a 40 minutos del ascenso al Metro 2019.

UNO x UNO

DANUBIO

Ferro (6):Buen partido, importante cuando se vino el rival. Sánchez (6): Exuberante primer tiempo. Nicoletti (8): Maneja el bus tan bien, como tirar del carro de este equipo que es el capitán, destacado. Miranda (4): Entreverado en los dos costados de la cancha. Pons (7): Es el guarda ideal en el bus danubiano que maneja Nicoletti, destacado. Tolmero (5): Buen aporte en el último cuarto, clave en el peor momento. Rossiello (5): Se topó con medio Reducto en el poste bajo, buen recambio. De Las Nieves (5): Respondió cuando ingresó. Laduche, Martínez (-): Pocos minutos, carta de recambio. Sedes (6): Buen manejo del plantel, se la jugó por el “Pájaro” y le respondió, era difícil sacar a Sánchez que maneja todo en la franja, acierto del DT.

REDUCTO

Andrade (2): No generó, tampoco pudo convertir, es vital que ande bien el ex Olivol. García (6): Responsable en la remontada, 10 asistencias en DTA no se ven todos los días. Trusich (5): Alternó buenas y malas. Romero (6): En el 1x1 abajo no pierde, clave para traer el partido. Rabinovich (2): Le costó defender y también poder encontrar su hueco en ataque. De Pena (6): Cuando juega tranquilo le da muchos réditos al equipo. Silva (5): Correcto aporte, peleado con el aro en el cierre. Bat (4): Alternó en el bajo. Rodríguez – Altalef (-): Pocos instantes en cancha. Cortizas (4): No pudo encontrar la fórmula para contener a la dupla de Nicoletti-Pons. Le respondió 12 minutos el equipo en el ST, después se apagó todo Reducto, cuando el negocio estaba abajo y no abusar tanto de tres en cierto momento.

_______________________

Lo destacado

En una final se necesita que tus figuras sean fundamentales, porque son partidos diferentes, donde se aplica la frase: “Los pibes te ganan partidos, no campeonatos”, y este Danubio tiene dos jugadores que marcan la diferencia y no podían estar ausentes: Matías Nicolleti e Ignacio Pons, el primero en los primeros 10:00, puso 12 puntos, al igual que todo Reducto. Terminaron entre los dos con 49 tantos, tremendo. Sí Matías, ¡grítalo, viejo!

Lo distinto

Para el hincha de Danubio es un año especial, desde aquella noche que comenzó esta locura del básquetbol ante Capurro a la realidad que los encuentra hoy a 40 minutos de un ascenso. Con noches de frío, derrotas, que este equipo pasó, la hinchada nunca dejó de alentar e ir a cada encuentro. Estos pibes que doblan la bandera tienen esa pasión de hincha que va más allá del resultado, aquella ocasión del debut con Capurro les costó un poquito, ya ahora doblar el trapo es una pasadita, casi como vos que estás leyendo está crónica, más de 5:00 no te llevó. ¡Gracias!