Malvín venció a Biguá con un gran primer tiempo de Emiliano Serres y se consagró bicampeón del Torneo Sub 23, cerrando así un gran año playero.

Resumen del partido

Gran final entre los dos mejores equipos del torneo, con un triunfo para cada uno en la fase regular y promesa de partidazo en la previa. El inicio fue todo del Pato que encontró en los triples de Martín Couñago y las asistencias de Rojas para Arregui, más una defensa en zona 2-3, una renta de nueve puntos. En el playero solamente Serres apareció con dos bombas y buenos rompimientos, anotando 13 puntos en los primeros diez minutos. Un buen ingreso de Rivas y un triple de Díaz arrimaron a Malvín pero con un buen cierre de Álvarez los dirigidos por Pablo Ibón se fueron 24-20 arriba al primer descanso. El juego cambio rotundamente en segundo cuarto, los de Horacio Martínez aumentaron su intensidad defensiva, Theo Metzger tuvo un buen arranque y principalmente Emiliano Serres fue imparable atacando el aro para poner dobles o sacar faltas y pasar a ganar. Biguá dejó de jugar y tuvo apenas algo de Jones, mientras Rivas condujo muy bien a los suyos y tanto Díaz como Pomoli fueron importantes para seguir de largo, redondear un 29-8 y llegar al entretiempo ganando 49-32.

Malvín volvió a ser mejor en el inicio del tercero con Gonzalo Díaz anotando un triple y luego un par de bandejas tras buenos rompimientos, más dos bombas de Metzger y una de Pomoli que llevaron la máxima a 28. Cargando con Rojas en el poste bajo los de Villa Biarritz iniciaron una reacción, a la que se sumó Nicolás Andreoli para acortar e irse al último período 69-52, arriba el playero. Las imprecisiones se adueñaron del juego y Biguá logró sacar muchas faltas pero erró libres y no pudo acercarse en el score. Los de la playa volvieron a soltarse, Nicola Pomoli fue importante en los rebotes y con Gonchi Díaz y Metzger claros en ataque volvieron a llevar la renta a más de veinte puntos y liquidar el juego, a pesar de los triples de Arévalo y Couñago en los minutos finales. Triunfo 92-75 de Malvín que festeja el título de bicampeón del Torneo Sub 23 y cierra un año brillante para la institución.

En el ganador se destacaron los 26 puntos de Emiliano Serres, 20 de Theo Metzger, 18 de Nicola Pomoli y 17 de Gonzalo Díaz. Por el lado de Biguá los goleadores fueron Martín Couñago con 18 unidades y Martín Rojas con 17, respectivamente.

UNO x UNO

MALVÍN

Acosta (6). Manejó bien el equipo en la segunda parte. Pomoli (8). Empezó entreverado, cuando volvió jugó más simple y sacó ventajas. Clave en el rebote defensivo. Díaz (8). Aportó gol exterior y generó con buenos rompimientos. Firme atrás. Serres (10). El destacado. Metzger (8). Hizo una gran tarea atrás y adelante puso bombas importantes en el trámite. Rivas (7). No preciso golear para ser fundamental. Dio intensidad, rompimiento y leyó las ventajas. Pereira, Cabillón, Coelho (5). Correctos minutos. González, Canavesi (-). Poco en cancha. Martínez (9). Leyó el mal arranque de su equipo y ajustó rápidamente. Encontró variantes que aumentaron la intensidad defensiva y aprovechó las ventajas que fueron apareciendo.

BIGUÁ

Álvarez (5). Empezó bárbaro, cuando aumentaron la defensa sobre él no pudo generar. Couñago (5). Notable arranque, luego erró mucho. Jones (5). En el peor momento asumió y fue de lo poco de su equipo. Se fue lesionado en el 3C. Pronta recuperación. Rojas (6). Gran 1C haciendo jugar, en la segunda mitad fue quien más quiso pero erró muchos libres. Arregui (5). Indefendible en el 1C, luego aportó poco. Vechtas (4). No pudo cambiar el panorama. Andreoli (5). Se fue soltando y fue importante en la reacción del 3C. Arévalo (4). No fue solución. Ibón (4). El equipo tuvo un excelente arranque, rotó demasiado y no logró volver a encontrar funcionamiento. No encontró forma de frenar a Serres y el partido se le fue en el 1T.

Lo destacado

La mano venía más que torcida, Biguá llegó a estar nueve arriba y Malvín no encontraba su juego. Y entonces, apareció la mejor versión de Emi Serres, ese que inevitablemente recordó a aquel del Sudamericano U21 contra Brasil, con un rompimiento imparable y un par de bombazos para completar un primer tiempo fantástico y encaminar a su equipo al bicampeonato del Torneo Sub 23, luego de aquel título de 2016 ante Trouville en cuya final también había sido determinante. Partidún del fraybentino.

Lo distinto

El año 2018 queda en la mejor historia playera, consagrándose campeón a todo nivel. Fue campeón de Liga, ganó la tabla general de Formativas (incluyendo los títulos de Infantiles y Juveniles) y ahora le suma esta medalla dorada en el Torneo Sub 23. Está claro que en estas categorías ganar no es lo único y quizá ni siquiera sea lo más importante, pero Malvín demostró que tiene materia prima y sabe cómo desarrollarla, y eso sí es la base de todo.