Federico Ambrosoni convirtió un triple que no olvidará; fue el que le otorgó la victoria y el título de la Copa de Plata a Unión Atlética frente a Bohemios. Luego del encuentro, y con lágrimas en los ojos, el perimetral charló con nosotros.

"Es inexplicable. Le jugamos de par a par al mejor equipo de la liga. Fue un partido intenso y logramos jugarle de igual a igual. Es una locura, la verdad."  Expresó Ambrosoni luego del triunfo y acerca de cómo lo vivió.

Bohemios llegaba invicto y en un partido muy igualado, la U.A. lo pudo derrotar, sobre ésto comentó: "El planteo salió perfecto, mejor que nunca. Hicimos un partido inmejorable. Estoy muy orgulloso del grupo porque seguimos el plan de juego e hicimos todo lo que teníamos que hacer. He comentado en otras oportunidades que debíamos mejorar la actitud y en la final lo demostramos más que nunca."

De aquellos dos encuentros perdidos ante el albimarrón durante la temporada regular a éste triunfo agónico, el azulgrana ha mejorado en abundancia: "Tuvimos complicaciones durante el año, Martín (Sedes) estaba dirigiendo en Danubio ese partido ante Bohemios y le tocó dirigir a un D.T. que no nos conocía tanto pero pudimos sobreponernos a los problemas; hoy todos estábamos con cabeza positiva y creo que somos justos campeones."

Federico le atribuye gran parte del mérito de la consagración al técnico, Martín Sedes: "Cuando no estuvo se notó la diferencia y fue clave en cada victoria. Felicitarlo a él y a todo el club porque nos lo merecíamos. Yo soy juvenil y quedamos afuera en semifinales, asi que por suerte tuvimos una especie de revancha."

Para finalizar, Fede, muy emocionado, le dedicó el triple y el torneo logrado a todos sus compañeros: "Ellos me dieron la confianza en la última jugada. Fue un campeonato que no empecé jugando, tuve que dar una mano cuando se fueron algunos sub 23. Por suerte pude tener minutos y estoy muy agradecido con el cuerpo técnico y mis compañeros porque me dieron la confianza. En esa última bola salió mal la jugada, me la pudieron dar igual, tiré y entró. Increíble."