Agónica y emocionante son dos de las calificaciones que puede recibir la victoria de Malvín ante Urunday Universitario, a la que además se le puede poner nombre y apellido: Marcel Souberbielle. El alero, puso el doble sobre la bocina que le dio el punto al playero y se tomó unos minutos para dialogar con Básquet Total.

Los primeros comentarios de Marcel fueron a raíz de la última jugada y de lo especial que fue: “La verdad es que se dio de una forma atípica, porque lo cierto es que no tuve un buen partido. Otros compañeros lo hicieron mejor que yo y había entrado poco. Pero cuando quedaban tres segundos lo miré a Pablo y se animó a meterme. Después la pelota me quedó y la tenía que tirar, porque no había más tiempo y por suerte pudo entrar”.

Ese intercambio de miradas habla de la relación entrenador-jugador, mucho más cuando llevan tiempo trabajando juntos: “Creo que hay miradas que se entienden, me parece que conectamos las miradas, además era sumar otro tirador por si salen con Nicolás (Mazzarino) o con Marcos (Cabot), ahí podía quedar yo para tirarla, por suerte me quedó y entró”.

Pese a la victoria final, Malvín tuvo pasajes no tan buenos. Llegó a manejar una renta de 18 puntos, que se le esfumó en el cierre: “Nos ha pasado en otros momentos, no solo hoy, y son cosas que tenemos que mejorar. No terminamos de cerrar el partido, dejamos de defender como lo veníamos haciendo, en ofensiva estábamos dependiendo mucho de Shawn (Glover) y ellos se vinieron porque tienen armas para hacerlo. Para adelante seguro que tenemos que mejorarlo porque nos puede costar caro”.

El alero también le dedicó unas palabras a este nuevo plantel playero que continua conociéndose: “Este equipo es uno nuevo, Shawn se viene adaptando bien, se suma el Pelado Vázquez y yo. Vamos dos partidos con el cuadro completo y nos va a costar un poco encontrar la forma de juego, acostumbrarnos a la rotación y a saber qué pretende el entrenador de cada uno. Esas cosas llevan un tiempo y nosotros sabemos que queremos encontrar la mejor versión nuestra en los momentos claves”.

Finalmente se refirió a su evaluación personal y de cómo se siente en esta vuelta a la actividad luego de su lesión: “Me falta todavía, sobre todo el tema de la confianza. Ojalá esa bola que metí hoy me ayude un poco en ese aspecto. Me falta también en la parte física, vengo de una lesión que es jodida y lógicamente uno sabe en el nivel que estuvo y quiere volver a repetirlo. Ahí se hace difícil, porque hoy por hoy no puedo hacerlo, pero sé que tengo que ser paciente, llevo mucho tiempo sin jugar al básquetbol y con el tiempo voy a ir mejorando”.