La selección U16 femenina que estuvo de gira por Chile volvió con trofeo a nuestro país. Uno de los puntos altos de la celeste fue Emilia Larre Borges, que habló con Básquet Total.

Dejó sus primeras impresiones respecto a la participación internacional: "Fue una gira que nos dio muchísimo desde el punto de vista positivo. Nosotras fuimos con el objetivo de crecer como equipo, tanto adentro como afuera de la cancha y creo que fue lo que conseguimos. Se formó un grupo humano precioso y adentro de la cancha eso influye, a la hora de jugar se nota muchísimo, la química que tiene el equipo. No puedo pedir más, fue tremendo".

El viaje sirvió para preparar el torneo de selecciones U17 del año que viene y el rendimiento genera ilusión: "Nosotras tenemos claro que Chile va a ser un rival directo para nosotras en el Sudamericano U17 que tenemos el año que viene. Nosotras también, al jugar contra ellas un partido amistoso y que después nos íbamos a cruzar en el torneo, nuestro objetivo era sacarle una foto al equipo, ver más o menos lo que tienen, como juegan, si tienen altura o no, ver más o menos lo que son. Creo que lo hicimos bien, más allá de que le ganamos ambos partidos a la U16, vimos lo que tienen. Eran 14, les falta cortar a dos todavía, pero vimos más o menos para que nos estamos preparando".

A pesar de viajar con una selección U16, se consiguió un torneo U18: "Nosotras teníamos claro que los equipos de allá que eran U18, son muy de ir al roce y obviamente tienen dos años más de experiencia, dos años más de básquetbol. Nos sirvió muchísimo para crecer en un punto de vista físico, nos teníamos que exigir más y eso fue una ventaja que supimos manejar bien".

 "Nosotras hablábamos con Vico (Pereyra) antes de llegar de nuevo a Uruguay, ninguna de nosotras teníamos pensado que íbamos a volver con un torneo de buenos clubes y algunas selecciones. Nosotras estamos acostumbradas a salir de abajo. Siempre peleábamos los últimos puestos en los torneos y llegar con una copa a casa cambia muchísimo toda la expectativa de lo que es el básquetbol femenino de Uruguay".

En un año de grandes resultados a nivel selección, Larre Borges hace su reflexión respecto a los buenos rendimientos celestes: "Principalmente está todo en los entrenamientos, como se vienen formando los clubes. La formación de las jugadoras en el básquet femenino se está tomando mucho más en cuenta. A partir de lo que es la generación 2001, 2002 que es la nuestra, se está marcando un cambio gigante en lo que es el básquet femenino de Uruguay. Vos vas a un torneo U13 y ves que hay muchísimo futuro y eso también te motiva y nos motiva a nosotras. Como dice el Gallego (Álvarez), nuestra generación va a ser un espejo de lo que va a ser el futuro del básquetbol uruguayo. Parte de ahí todo esto".

Respecto a su formación, también tuvo palabras con su entrenadora Sabina Bello y que trajo a la hora de entrenar de su participación en Argentina: "Sabi (Bello) siempre tuvo una forma de dirigir que a mí me gusta muchísimo. Desde que volvió de Argentina nos exige más, pide que juguemos más a físico, el básquetbol argentino le debe haber inculcado eso".

En la gira por Chile, Emilia fue reconocida dentro del quinteto ideal del torneo: "Me tomó de sorpresa porque no me lo esperaba. Nunca me había tocado ser parte de un quinteto ideal en un torneo internacional. Más allá de que sea de clubes y algunas selecciones, había muchísimas jugadoras buenísimas con un potencial muy alto. Me tocó a mí junto a Cami Kirschenbaum y Floppi Niski, fue una motivación tremenda para terminar el año con todo y más trayendo la copa. Es una motivación personal tremenda y que hayan nombrado a tres jugadoras de Uruguay fue tremendo también y una motivación gigante. Tanto Floppi como Cami se lo merecían y que me haya tocado a mí también me pone muy feliz".

Respecto a su actuación personal comentó: "Quedé re conforme por mi rendimiento en el torneo. Siempre hay que fijarse en lo que hay para mejorar y no quedarse solo con lo bueno. A mí los técnicos, más que nada en la selección, porque en Malvín no hay mucha altura, me están incentivando a jugar más que nada de ála-pivot y me dicen que me abra, que penetre, que tire de tres y en este torneo lo implementé de manera positiva. Me quedo con eso, pero obviamente también hay muchísimas cosas para mejorar, por ejemplo la postura, que también con mi altura se me hace un poco difícil. Pero son cosas que hay tiempo para trabajarlas todavía". 

Emilia en base a diversificar su juego, apunta al ámbito internacional: "A mí me dice el Gallego varias veces, que tengo una ventaja con mi físico, porque si me defiende una perimetral puedo entrar a jugar de pivot, pero si me defiende una grande, que capaz que es más lenta o torpe por decirlo vulgarmente, puedo salir a jugar de perimetral. Creo que eso internacionalmente es una ventaja que tengo, igualmente hay que seguir mejorando. Si lo pienso internacionalmente, de jugar en el exterior, creo que mi altura vale acá en Uruguay, pero en otros países yo soy una más, tengo altura de una alera por ejemplo. Tengo muy claro eso y es por eso que trato de implementar otras acciones que no sean solo jugar abajo del aro, de pivot, trato de abrirme. Creo que es por eso que los técnicos me están pidiendo que me abra y juegue 1x1, de frente al aro".

Larre Borges nos contó como hace para sostener el estudio y el deporte en simultáneo: "Yo por suerte tuve un buen año, no me llevé ninguna examen, entonces pude estar concentrada en la gira. Hay que empezar el año de gran manera y tener una buena base, porque una nunca sabe cuando puede surgir un viaje o una gira como esta, que salió a último momento. Yo en noviembre no estaba enterada de si iba a surgir o no, por suerte en los estudios me fue bien en este año y pude estar 100% concentrada. Igualmente jugadoras que tenían que rendir exámenes al llegar, por ejemplo, hubo una que directamente del aeropuerto se fue al liceo a dar un examen, supieron diferenciar el estar concentradas en la gira y no tener distracciones por fuera".

Respecto a la tolerancia que tienen en su liceo con su participación en la selección dijo: "Yo lo hablé con varios profesores, con casi todos, que estaba en selecciones nacionales y ellos entendieron bastante en ese sentido. Me dejaban dar pruebas de repechaje si estaba media floja o me tenían más consideración, porque es difícil volver de tu casa a las 12 de la noche del club, de entrenar y ya tener que ponerte a estudiar para un parcial es complicado. Los profesores en ese sentido me tuvieron bastante consideración y agradezco porque si no, no sé como me hubiera ido".

Por último se refirió al logró obtenido en el torneo 3x3 en el que junto a varias jugadoras de su categoría, lograron derrotar a equipos con mayores: "El torneo 3x3 este año estuvo buenísimo. Fue una manera de que el básquetbol no parara en ningún sentido. En mi caso no porque sigo en formativas, pero para jugadoras mayores, si este 3x3 no salía ellas se iban a quedar sin competencia. Fue una manera de que siguiera vivo el torneo en el 2018. Todavía tenemos la finalísima, no sabemos cuando, pero estuvo buenísimo, fue una manera también de crecer como equipo. El mío era con cuatro jugadoras de formativas y el jugar contra mayores nos adhirió un poco más a lo que era el roce. Nos quedamos con eso más que nada".