En la tierra de Carlos Gardel y con un Esteban Batista en modo terrorista, Nacional derrotó a Malvín y cosechó su cuarta victoria consecutiva.

Resumen del partido

En la ciudad de Tacuarembó se enfrentaban Nacional y Malvín, los dos escoltas del líder Defensor Sporting si tomamos la tabla de partidos perdidos. De los últimos cuatro partidos que afrontaron, ambos equipos salieron victoriosos en tres, siendo ante Olimpia la única derrota del tricolor en ese lapso y frente al puntero del torneo la del equipo playero. Los dirigidos por Gonzalo Fernández saltaron a la cancha con Mateo Sarni, Anthony Danridge, Santiago Moglia, Callistus Eziukwu y Esteban Batista. Por su parte, los comandados por Pablo López comenzaron con Marcos Cabot, Nicolás Mazzarino, Shawn Glover, Fotios Lampropoulos y Hatila Passos. La terna arbitral la conformaron Gonzalo Salgueiro, Joaquín Silvera y Martín Fernández.

El encuentro disputado en el Polideportivo de la capital tacuaremboense presentó un comienzo netamente favorable al conjunto que hizo las veces de local, que lastimando en la zona pintada con la presencia de Callistus Eziukwu y Esteban Batista, lograba abrir una rápida ventaja de siete unidades (15-8). El elenco visitante tenía dificultades para vulnerar la dura defensa que le planteaba su rival, dependiendo de lo que podían generar individualmente Shawn Glover y Fotios Lampropoulos. Entre el cierre del primer periodo y el arranque del segundo, los de la Blanqueada mantuvieron una alta intensidad defensiva, lo que sumado al aporte en el uno contra uno de Tony Danridge, le daba la posibilidad de seguir incrementando la diferencia en el electrónico. Con los buenos ingresos desde el banco de suplentes de Juan Santiso y del debutante Sebastián Vázquez, el equipo playero logró mejorar su rendimiento en ambos costados de la cancha y de esa manera concretó una pequeña reacción. No obstante, sobre el cierre de la primera mitad apareció en todo su esplendor la figura de Batista, que era indefendible para los internos de Malvín. Los primeros 20 minutos de juego se fueron con Nacional al frente en cifras de 42 a 31.

La charla de Pablo López en el entretiempo de debe haber sido muy dura, ya que al iniciar el complemento, los de la Avenida Legrand mostraron una cara totalmente opuesta a la del primer tiempo. Con Glover como principal exponente ofensivo, bien secundado por el “Pelado” Vázquez, en un abrir y cerrar de ojos colocaron un 22-7, coronado con triples de Serres y Santiso para pasar al frente en el score (49-53). Cuando parecía que se le venía la noche a los comandados por Gonzalo Fernández, un par anotaciones de Batista y Delgado volvían a equilibrar las acciones. Los actuales campeones de Liga sufrían y mucho el flojo desempeño de Nicolás Mazzarino, nobleza obliga, bien defendido por Mateo Sarni, que lo seguía hasta abajo de la cama. En los primeros minutos del último cuarto, el bolso puso la bola donde debía hacerlo, en el poste bajo, ya sea para lastimar con Esteban o con Callistus. Promediando el mismo, los del Parque Central abrieron una ventaja de diez puntos, que sería lapidaria para las aspiraciones de Malvín. Finalmente, Nacional se quedó con el triunfo por 80 a 69, cosechando su cuarta victoria de forma consecutiva, que lo deja como único escolta del líder Defensor Sporting en la tabla de partidos perdidos.

UNO x UNO

NACIONAL

Sarni (7): Se comió literalmente en dos panes a Mazzarino, en ataque ordenó al equipo. Danridge (7): Por momentos se lo vio obsesionado con jugar su uno contra uno, apareció en momentos claves del juego. Moglia (6): No estuvo fino con el lanzamiento perimetral, cuando atacó el aro sacó mejores dividendos. Eziukwu (8): El compañero ideal para Esteban, la flotadora hizo destrozos en la noche tacuaremboense. Batista (9): El Destacado. Silvarrey (3): Por momentos fue contraproducente para el equipo, se olvidó su juego en Tres Cruces. Delgado (6): Minutos de calidad desde el banco de suplentes, se fajó bien con Hatila. Izuibejeres (4): El poco tiempo que estuvo en cancha no logró gravitar. Fernández (6): Defensivamente realizó un gran planteamiento, sobre todo para contener a Cabot y Mazzarino. En ataque fue muy dependiente de las individualidades.

MALVÍN

Cabot (4): Erró demasiado desde el perímetro, perdió un par de pelotas en el traslado. Mazzarino (3): La gran defensa de Sarni hizo que se fuera rápidamente del partido, nunca pudo regresar. Glover (7): En algunos pasajes del juego cargó él con la ofensiva del playero, le faltó algún socio más consistente. Lampropoulos (3): Uno de los partidos más flojos del griego, perdió por goleada contra Eziukwu. Passos (2): En ataque su aporte fue prácticamente nulo, tuvo entrada Vip al show de Esteban. Santiso (6): Un revulsivo desde la banca, debió jugar más minutos. Vázquez (6): Aceptable debut, defensivamente dio una mano y en ataque aprovechó las que le quedaron. Souberbielle (4): Le está costando volver de la lesión, hoy no le entró el triple. Serres (5): Puso una bomba para pasar, al igual que el “Pitu” pudo tener una mayor participación. López (3): No encontró defensivas para frenar al juego interno del tricolor, rotó demasiado el plantel, incluso más de lo que lo hace habitualmente.

_______________________

Lo destacado

Para disfrute de los hinchas de Nacional, Esteban Batista, el jugador más desequilibrante del país viste su camiseta. En la noche de Tacuarembó, el único jugador uruguayo que pisó una cancha de NBA decidió llevar su juego a otro nivel. El de Playa Pascual llenó de basquet el rectángulo, con una variedad de recursos en el poste bajo dignos del mejor baloncesto del mundo. Los mejores momentos del tricolor fueron cuando Esteban tenía la bola en sus manos, ya sea para definir o para asistir a sus compañeros. El pívot de la selección nacional cerró una noche soñada con 27 puntos, 18 rebotes, 3 asistencias, 3 tapas y 10 faltas recibidas, para una valoración de 33.

Lo distinto

En la noche del sábado el pueblo de Tacuarembó vivió una verdadera fiesta. Un gran marco de público se hizo presente en el Polideportivo de la ciudad para presenciar un duelo entre dos de los mejores equipos de la Liga. Una cantidad impresionante de banderas, muchas de ellas de un tamaño importante decoraron las tribunas, incluso algunas que hacían alusión a departamentos cercanos como lo son Rivera o Paysandú. Pero sin lugar a dudas, lo más llamativo fueron unos hinchas del tricolor, que con diez paraguas formaron la palabra “Tacuarembó”, dándole un gran colorido al encuentro.