Paysandú hizo un partidazo ante un candidato como Urupán, sabiendo que no tenía mañana en su lucha por permanecer en el torneo. Tras el partido dialogamos con uno de los tantos puntos altos que tuvo el equipo, Gonzalo Rama.

"Era necesaria la victoria porque se nos terminaba el campeonato. No merecíamos irnos así, hicimos un campeonato de la concha de la madre. En la segunda ronda sabíamos que jugábamos con los de arriba, le habíamos ganado a todos menos a Danubio y Peñarol, que son los dos favoritos. Teníamos que demostrar que podíamos ganar en nuestra cancha y forzar un segundo partido para ir a la cancha de ellos y ver lo que pasa", comenzó diciendo de la importancia del punto.

Si bien la segunda rueda no fue la mejor para Paysandú, Rama resaltó la importancia de jugar contra los rivales de arriba: "A todos los de arriba les habíamos ganado en la primera ronda, menos a Urupán, Danubio y Peñarol. En la segunda le ganamos a Urupán y demostramos que somos un cuadro que está ahí, más allá de perder estos tres partidos seguidos contra rivales favoritos, el de Yale capaz que era el que menos esperábamos perder. Pero nos da un fogueo que el club lo siente, los jugadores lo sienten y tenemos un equipo largo de 10 o 12 jugadores, que entran todos y dejan todo por el club. Vamos a ver que pasa ahora el domingo".

El Paysa está a un pasito de superar la participación del año pasado: "Nuestro primer objetivo era ser competitivos. Tener un equipo para entrar entre los seis y eso se consiguió. Queríamos pasar lo del año pasado, que nos tocó la misma posición y habíamos perdido el partido contra Plaza que nos despedimos".

Consultado por si considera que su equipo es la revelación del torneo dijo: "No sé si la revelación, pero somos un cuadro duro, que muchos no lo tenían en cuenta. Pero cuando sos un equipo que no tenés tanto individualismo, creo que eso se hace sentir en la cancha cuando nosotros tenemos varios jugadores por arriba de diez puntos".

De como sacaron el partido con un gran último cuarto comentó: "La clave fue que nos pusimos a defender. Teníamos que defender porque nos hicieron 15 puntos en cuatro minutos y eso lo estábamos sintiendo. Tenemos que recibir menos 70 o 75 puntos para poder tener chance de ganar el partido".

Por último, se refirió al encuentro definitorio del domingo: "Hay fe por supuesto. Sabemos que ellos tenían la baja del Fefo Della Mea que es muy importante. Pero también supimos ganarle acá con Della Mea jugando el segundo tiempo, así que nosotros tenemos la fe intacta, sabemos lo que tenemos que hacer, va a ser el cuarto partido contra ellos, casi no hay nada sorprendente ni de ellos, ni nuestro".