Juan Wenzel con un triple-doble, 24 puntos, 10 rebotes y 11 asistencias, fue la figura de Peñarol para quedarse con el ascenso invicto a El Metro y luego del triunfo ante Yale habló de lo que fue un año glorioso para él y la institución.

“Se logró lo que veníamos a buscar esta noche, que era llevarnos el título de campeones invictos”, comenzó manifestando.

Wenzel logró un triple-doble, cosa poco habitual en DTA, y ante esto dijo: “Se me dio. Un partido en el que pude generar, rebotear y hacer goles. Sumó para poder ganar y quedarnos con el invicto”.

Cuando Castrillón mantuvo al equipo titular, fue incontenible: “Puede ser, pero también ya en el tercer cuarto rotamos, vino Maxi (Botta) desde la banca, también Nacho (Guerra) y creo que es importante el aporte del banco. Justo se dio esa situación en el tercer cuarto, gracias a que en el segundo pudimos descansar y llegamos con más aire. Fue un trabajo de equipo”.

Con el ascenso ya obtenido, fue un encuentro más tranquilo para el carbonero: “Sí, tratamos de disfrutar y jugar distendidos, pero con la responsabilidad de que teníamos que ganar, porque nos merecíamos llevarnos el título de invicto por la diferencia que había con el resto de los planteles”.

Habló de la alegría del plantel en el final del torneo: “Estamos muy contentos todos, la circunstancia del campeonato nos dio para jugar más tranquilos en el final y disfrutando el título”.

Nos contó cómo vivió este año: “Espectacular. Un año para encuadrar. Primero el ascenso con Capitol, ahora volvió Peñarol y contaron conmigo. Estoy muy contento y orgulloso de poder ser parte del plantel, para llevarnos este ascenso”.

Dio certeza de lo que quiere para su futuro: “No hay nada que quiera más que seguir en Peñarol. Por mí, ya te digo que sigo, pero no depende sólo de uno”.

Mencionó cómo piensa que va a ser el próximo año en El Metro: “Lo misma que fue acá en tercera, ascender. Peñarol es un cuadro que tiene muchos títulos, campeón de América, por ejemplo. Sí el carbonero quiere estar en el básquetbol, debe estar en lo más alto, porque la gente y la historia se lo exige”.

Para Wenzel fue un sueño cumplido: “Sí, cumplí algo muy lindo que es jugar en Peñarol y estoy muy contento”.