Franco Olivera fue una de las figuras destacadas de Marne en el triunfo ante Albatros, el último de la fase regular. Tras el juego dialogó con Básquet Total.

El oriundo de Larre Borges comenzó haciendo referencia al crecimiento del Tifón en esta DTA: “Cuando empezó el campeonato nos costó encontrar la primera victoria, pero estábamos ahí, teníamos buenos partidos y no los sabíamos cerrar. De a poquito fuimos mejorando y ganar el primero nos hizo sentir más cómodos, encontramos el juego en equipo que es lo más importante y estamos en una racha de tres partidos y la verdad que estamos muy contentos por lo que nos está tocando vivir”.

Albatros planteó una defensa 1-2-2 desde el arranque del juego, pero los de Simón Bolívar tuvieron paciencia y con juego colectivo la superaron sin grandes problemas: “Luis Pérez trabaja acá en las formativas del club y él ya le había comentado a José (Fernández) que a nosotros nos complicaba la zona, y vino con esa idea. José siempre nos dice que estemos tranquilos, que movamos la pelota en ataque y que los tiros van a aparecer”.

Franco también destacó los roles de sus compañeros para lograr este tercer triunfo al hilo: “Tenemos buenos tiradores como Yari (Acevedo) y Rodrigo (Trinidad), y también a Poche (Rodrigo Pochelú) que maneja bien el equipo, yo puedo aportar algún triple y lectura mismo. Hoy los tiros entraron, no nos desesperamos contra la zona y eso fue lo mejor”.

Si bien el rival aún no está definido, al haber ganado Marne jugará con el segundo clasificado a playoff, y este era uno de los objetivos según explicó: “La idea era evitar a Danubio porque con la llegada de Sedes el equipo se mostró más compacto, empezó a jugar mejor al básquetbol y no depende de individualidades como Nicoletti o Pons, sino que tiene varias piezas clave, como el Pájaro Tolmero que lo conozco de Larre. Nosotros queríamos ganar porque también nos servía para prepararnos y lograr una mejor posición”.

De darse algunos resultados puede haber un clásico en los playoff por el segundo ascenso, y Olivera se mostró motivado por esa posibilidad: “Personalmente quisiera que sea Yale porque me quedé con la espina de ese clásico que no supimos cerrar, tuvimos la última pelota y en el alargue nos tocó perder. Si nos toca nos tenemos una fe tremenda, me gustaría que fuera”.

El hombre del aurinegro de La Unión también dejó sus palabras acerca de cómo lo recibieron en este nuevo club: “Es mi primera experiencia con minutos y me siento muy contento. Llegué a un club donde me hacen sentir como si estuviera en Larre, como en casa. Los compañeros, el cuerpo técnico y la gente están siempre apoyando, dando para adelante e incentivando que si tengo que tomar decisiones lo haga”.

Para terminar hizo un balance de lo que ha sido su DTA, y la expectativa para el futuro: “Busco aportar siempre al grupo, desde mi juego, desde el banco o donde toque estar. A nivel de juego creo que he aprovechado, tuve partidos buenos y malos pero creo que eso le pasa a todo jugador. Trato de crecer en cada entrenamiento y cada partido, los uso para eso. Mi sueño es jugar en Larre y vine a aprovechar esto para ver si se me da esa oportunidad”.