Mathías Calfani volvió a la selección tras una ventana de ausencia y nos hizo emocionar a todos con un triple bárbaro ante Puerto Rico. Tras el juego ante Estados Unidos, tuvimos el lujo de que hablara para Básquet Total.

“Fue un gran juego en todos los sentidos. Nos faltó el final, lo malo y lo negativo estuvo en el cierre. Hicimos muy bien las cosas durante 35 minutos y los últimos cinco, por desgaste, por cansancio físico y mental, por empuje de ellos, terminan agarrando rebotes ofensivos, teniendo dos o tres opciones de gol por ofensiva y es lo que nos termina liquidando. Es mucho más fácil corregir sobre la victoria que sobre la derrota, pero hay muchas cosas positivas en esta derrota, hay muchas cosas que hay que sacar a relucir, el sacar adelante y que nos van a fortalecer para lo que se viene que es lo más importante”, comentó como primera reflexión tras la derrota.

El hombre de San Lorenzo resaltó el gran rendimiento de todos: “Todos los partidos sabemos que podemos tener protagonistas distintos y sabemos que todos somos protagonistas. Lo que funciona es el equipo y gana o pierde el equipo. Hoy se hicieron las cosas bien en gran parte del juego, en medida que estábamos bien físicamente y mentalmente. Siento que lo tuvimos ahí, siento que ellos sabían que les podíamos ganar, se notaba que podíamos. Ellos empezaron a meter bolas de tres puntos, empezaron a cargar el rebote ofensivo más fuerte, porque eran más altos, más fuertes que nosotros. Nos quedamos sin piernas y creo que ese fue el gran defecto del final. El cansancio no nos dejó tomar buenas decisiones en ofensiva y lo pagamos caro con contraataques de ellos que es lo que más tienen. Después en el 5x5, plantados no nos pudieron hacer daño, creo que es algo muy bueno y por lo cual sentirnos orgullosos”.

A pesar de caer ante Estados Unidos, las chances de clasificar siguen intactas: “Sabíamos que en este partido podía pasar esto. Teníamos la ilusión y el sueño de ganar. Es un golpe, porque más allá de que sea Estados Unidos, la potencia número 1 mundial del básquetbol, sabíamos que lo podíamos ganar, lo sentíamos, no se dio, pero estuvimos cerca, no por suerte o por la cancha, sino por el laburo que hicimos. Tenemos que estar orgullosos de eso, pero también tenemos que corregir un montón, tenemos que saber que esto recién empieza, que tenemos un camino muy largo por delante. Tenemos dos finales que son a matar o morir. Tenemos que entrenar todo bien, tratar de estar sanos, de estar fuertes y siempre juntos para ir a ganar esos dos juegos fuera de casa”.

Del duro calendario que se viene dijo: “Siempre nos cuesta el doble a nosotros, así que estamos acostumbrados a eso. Eso es un punto que nos hace más fuertes, lo imposible es lo que más nos gusta. Vamos a ir por esos dos juegos, vamos a dejar todo. Quiero agradecer a la gente que llenó dos días consecutivos el Antel Arena. Es impresionante el apoyo, como están con nosotros, como nos alientan. Estamos muy agradecidos a todos por estar acá hoy”.

Destacó también la llegada de Rubén Magnano: “Desde la llegada de Rubén hubo un cambio de aire, un cambio de ambiente. Creo que eso es positivo, que eso es bueno, nosotros lo sentimos. Hoy en día estamos con una onda positiva, una onda de unión. El jugar en casa con nuestra gente, los cambios,  nos unió más al equipo y eso se notó en la cancha. En momentos difíciles, el partido anterior pudimos salir adelante, después de ir todo el partido arriba que ellos nos sacan cinco puntos, nos pusimos ahí, lo pudimos empatar, los pasamos y terminamos ganando. Este partido creo que no nos dio por el potencial de los rivales, pero estamos muy orgullosos de lo que hicimos y este es el camino”.

Por último se refirió a su ausencia contra México y a los dichos de algunas personas que lo culpaban por su ausencia: “No me enojó porque entiendo como es esto, sé lo que es esto. Yo no le di mucha importancia a ese tipo de cosas. Sé que la gente muchas veces escucha o lee lo que los demás le transmiten y cuando se transmite mal, pasan estos malos entendidos. Vengo y trato de demostrar en la cancha con mis acciones y no con palabras, que quiero estar por Uruguay, que amo a Uruguay, que es el lugar donde nací y que es el lugar que me dio la oportunidad de ser quien soy hoy. Así que no tengo porque no querer venir a jugar con la selección”.