Reducto venció a Yale tras alargue en un juego en que estuvo 22 puntos atrás pero que también pudo ganar en el tiempo regular. La noche se puso celeste, y que siga así por varios días.

Resumen del partido

En el barrio del manicomio el local recibía a Yale en un juego entre equipos igualados en la tabla y cuyo ganador quedaría como escolta de Peñarol en la Liguilla. El primer cuarto fue todo de los de Jacinto Vera, que con triples de Martínez y Briñón,  más un gran inicio de Lazzaroni abrieron rápidamente ventaja ante un celeste que fue muy liviano en defensa, no pudo correr la cancha y tuvo apenas a Romero como vía de gol. A pesar del minuto de Cortizas, y un correcto ingreso de Russi, Yale siguió jugando cómodo, con buen juego colectivo y pasándose el balón para irse 30-17 al primer descanso. El local no pudo contener a De León, y cuando buscó ir a zona fue castigado por triples de Renzo Borges para mantener la distancia. Recién tras el ingreso de Diego Silva Reducto logró una reacción y así se fue al entretiempo 14 abajo, 50-36 Yale.

Un 14-3 del celeste, de la mano de De Pena y con bombazos de Silva y Trusich emparejó el encuentro rápidamente. Con combinaciones de Romero y De Pena el local llegó a empatar ante un yalense que dependió mucho de De León y vio a su rival correr la cancha con asiduidad. Aprovechando la defensa cuadrado-1 sobre Silva fue Andrade quien se encendió y puso tres bombas para llegar a estar cuatro arriba pero un gran cierre de Lazzaroni con dos triples arrimaron a la visita que se fue apenas un abajo al período final. Diego Silva siguió liderando al “Redu”, que tuvo un muy buen ingreso de Juan Rodríguez con rebotes y corridas, mientras el azul tuvo otro triple de Borges y a Ledanis exigiendo en el bajo. Andrade volvió a anotar desde los 6.75 y el celeste sacó seis, pero entre Briñón y Luichi pusieron a su equipo a uno faltando menos de un minuto para el final. Tras un par de buenas defensas, el local tuvo todo para cerrarlo con libres de Andrade y Silva, pero en la última acción permitió dos tiros exteriores de Yale, y Trombotti logró poner la bomba que mandó el juego a alargue, 98 iguales.

Reducto dominó el alargue, con otro triple de Andrade y Silva como principal generador combinándose bien con Romero, mientras Yale no bancó el ritmo y tuvo dificultades ante la defensa del local, que terminó quedándose con un triunfo más que valioso en cifras de 118-107.

UNO x UNO

REDUCTO

Andrade (8). El destacado. García (5). Ni fu ni fa. Trusich (4). Jugó malhumorado, apenas en un pasaje del 3C se lo vio a su ritmo. Romero (7). De lo mejorcito en el pésimo arranque del equipo, luego aprovechó las ventajas que le generaron. De Pena (6). Sin estar fino de afuera, sumó por momentos. No se afirmó mucho en el partido. Silva (9). Arrancó afuera por un pequeño esguince. Lo precisaron, se puso la capa de Super Diegaso y vino a rescatar al Redu. Hizo de todo y bien. Rodríguez (6). Importante ingreso con defensa, rebotes y corridas. Russi (4). Un triple y nada más que contar. Rabinovich (5). Puso ganas cuando eso faltaba. Altalef (5). Cumplió. Pons, Cárdenas (-). Pocos minutos. Cortizas (7). Rotó hasta encontrar soluciones en el banco, no se desesperó pero sí hizo reaccionar a los suyos.

YALE

Briñón (4). Alternó momentos buenos, incluso para cortar la reacción del 3C, con muchísimas pérdidas e inseguridad. Lazzaroni (6). Notable arranque, salió cuando estaba con la muñeca caliente. Martínez (5). No se destacó mientras estuvo en cancha, pero el equipo fluía. De León (7). Sus números son bestiales, pero en defensa pudo hacer más. Ledanis (6). Laburante como pocos. Hace de todo el palermitano. Trombotti (5). Pasaba inadvertido hasta el triplazo para ir a alargue. Borges (7). Destacado ingreso. Ese tiro, particular y de zurda, le dio mucha vida al azul. Yozzi (4). No aportó, erró mucho y generó poco. Belvedere, Vincent (-). Pocos minutos. Arhancet (4). Estiró la rotación pero a veces sin mantener una base que sostuviera el juego. No logró volver a imponer su juego.

_______________________

Lo destacado

La receta dice que para jugar al básquetbol siendo de baja estatura hay que ser rápido, intenso en defensa y tener buena mano. Tincho Andrade hoy cumplió con esas premisas, y se ganó el destaque ya en el tercer cuarto cuando puso tres bombazos para que Reducto pase a ganar. Con otro triple cerca del final y uno en el alargue redondeó su muy buena noche, en la que además fue certero desde la línea del libre.

Lo distinto

Complicados los cambios: el primero de Cortizas derivó en un técnico porque el mismo no fue pedido por su delegado, y al segundo hubo un intercambio de palabras y uno de los oficiales fue echado. Además, pidieron un cambio que el entrenador había mandado para atrás. Los problemas para manejar los relojes fueron moneda corriente. Pero lo mejor fue que antes del alargue, sin encontrar forma de bajar el reloj a cinco minutos, hubo que esperar que corrieran los 300 segundos. La locura del manicomio llega hasta la mesa…