Capurro venció 95-84 a Marne en Simón Bolívar y sigue sumando puntos en el reclasificatorio de la DTA.

Resumen del partido

El encuentro mostró mejor al visitante en el comienzo. El aro fue una piscina para Capurro en los primeros veinte minutos y los de Manicera aprovecharon cada espacio que otorgaba la zona contraria. Book saliendo de la zona pintada y Dacal lastimando a pie firme fueron letales desde más allá de los 6.75 y en el primer chico Capurro ya colocaba un parcial de 9-0. Los del barrio Simón Bolívar intentaban buscar la ventaja de Dolhagaray sobre Book y atacar el cesto con Olivera y Pochelú pero no dio demasiados resultados positivos. El local con la zona 2-3 cortó algunas vías de gol del rival pero los triples seguían cayendo; Dacal y Alonso eran figuras a esa altura del juego, en base a la buena defensa colectiva y el alto porcentaje desde afuera de la llave el rojinegro logró abrir una máxima de 16 ante un conjunto sin ideas en ataque; 49-36 culminó el primer tiempo a favor de la visita que maximizó las ventajas y fue notoriamente superior.
En el complemento Capurro lanzó hacia el aro que da sobre la calle Marne. Estaba maldito. De embocar 8/12 en triples en los primeros dos períodos a solamente 3/10 en los últimos veinte minutos. El tifón se cerró en zona y encontró en su capitán Rodrigo Trinidad el jugador insigne, convirtiendo varios triples y contagiando al resto con su lucha. Olivera también colaboró y con un gol más foul suyo el local se colocaba a tres sobre el cierre del tercero. Del otro lado, un buen ingreso de Castro y apariciones de Jones ayudaban a mantener la brecha.
En el último cuarto Capurro pudo encontrar espacios para atacar el aro y movió mejor la bola para volver a sacar diez nuevamente de la mano de un soberbio Manuel Castro. Un cúmulo de errores, un técnico pitado en contra y algunas distracciones defensivas llevaron a que los de Férnandez no pudieran cerrar el encuentro con chances óptimas de ganar. Se lo terminó llevando el rojinegro; que supo salir del aprieto en el tercero y no bajó la intensidad; 95-84 el resultado final y tercero al hilo para los de Manicera que siguen aspirando a lograr la reclasificación.

UNO x UNO

MARNE

Olivera (7): Aceptable conducción. Gran responsable de la pequeña remontada. Pochelú (5): Tuvo destellos, defensivamente correcto. Trinidad (8): Hubiese sido el destacado si su elenco hubiera logrado el triunfo. Se puso el equipo al hombro en el tercer cuarto. Arambillete (6): Bancó bien en defensa y colaboró con puntos. Bien. Dolhagaray (5): Un titán en las tablas. Es desprolijo pero rinde. Ijes (6): Gran ingreso. Puso un par de bombas para acercarse. Casaravilla, Baladán, Sacco (-): Jugaron muy poco. Fernández (6): Utilizó prácticamente seis jugadores. El cansancio pasó factura en el cierre. Lo planteó bien.

CAPURRO

Dacal (7): Fue un asesino desde el triple y además condujo sobriamente. Gran partido. Gómez (5): No convirtió pero aportó en otros rubros. Cumplió. Alonso (6): De mayor a menor. Fue absorbido por la defensa. Regaló una hundida en carrera para el deleite de todos los presentes. Jones (7): La quemó cuando el rival se acercaba en el score. El temple de los experimentados. Book (6): Vio que Dolhagaray estaba ganándole abajo, salió al perímetro a tirar y se revolvió mejor. Castro (8): El destacado. Gentini (7): Mayúscula colaboración desde el banco. Martínez (5): Entró bien. Se amoldó a la zona e hizo su trabajo. Noé (-): Segundos en cancha. Manicera (7): Leyó muy bien el encuentro. Encontró variantes cuando el aro se cerró y pudo darse el lujo de no sufrir en el final.

_______________________

Lo destacado

Juega con la liviandad de un veterano pero tiene la frescura y atrevimiento del sub 23 que és. Hace tres años que Manuel Castro integra el plantel de primera pero en esta campaña su rol ha crecido bruscamente. El DT le da la confianza y los de mayor trayectoria lo animan cuando comete un error. Ingresó cuando el rival se ponía en partido y su actuación fue magistral. Penetrando y sacando faltas fue de gran ayuda, aportando lo que al elenco rojinegro le faltaba: Potencia para romper la zona. El destacado va para el pibe que no aparenta; ni por su aspecto físico ni por su soltura en el rectángulo de juego; 11 puntos y 3 rebotes en 24 minutos. No son números asombrosos pero vaya si fueron necesarios.

Lo distinto

Aunque Halloween ya pasó, parece que el aro que da sobre la calle Marne sigue embrujado. En el primer tiempo el local lanzó 2/7 en triples, frente a un 8/17 en el cesto de enfrente. En el primer tiempo Capurro obtuvo un maravilloso 8/12 en el aro contrario, mientras que, cuando le tocó lanzar al canasto maldito tuvo un 3/10. Post partido Manuel Castro nos contaba que el aro que da sobre la calle Gualeguay estaba “mucho más fácil que el otro”. Habrá que enviar a algún especialista en el tema para que lo revise. Algo raro pasa.