Bohemios venció en condición de local a Biguá por 105 a 70 como lo había hecho el anterior año en las finales en la categoría Sub 20 y logró el pasaje nuevamente a la definición del Campeonato de Formativas donde enfrentará a Malvín.

Arranque parejo, Biguá con buen ingreso de Ángel Arévalo quien puso triples y Bohemios intentando correr la cancha. De la mano de Gianfranco Espíndola, con rompimientos y tiros de media, el albimarrón llegó a sacar 12, sin embargo descontó un triple de Arévalo para el definitivo, 25-16.

Pese a que el pato recurrió a la zona, Bohemios siguió insistiendo con el juego interno con Espíndola y Manuel Oyenard para sacar la máxima de 14. La visita logró descontar con algún triple, pero en defensa estuvieron flojos, más que nada a la hora de contener el rebote defensivo. Hernán Álvarez tuvo un buen cierre con penetraciones y triples. Pero dos bombazos Franco Villalba y Espíndola sentenciaron el primer tiempo, 52-34.

Un 5-0 en el nacer de la segunda parte para el local. Los de Capalbo lograron correr la cancha con Oyenard y Espíndola, además de aparecer alguna bomba de Matías Acosta. Los rompimientos de Ignacio Xavier, más el movimiento de la bola de Villalba le dieron 31 puntos de ventaja al albimarrón. Se fueron 81 a 52 de cara al complemento.

Pese a la paridad, Álvarez fue el que más intentó con penetraciones y descargas. Xavier siguió ampliando con triples y Oyenard puso alguna hundida. Con el partido ya liquidado, Capalbo le dio minutos a los con menos rotación en la plantilla, momento en el que Martín Camargo tuvo buenos minutos con partido liquidado. Finalmente Bohemios se quedó con el triunfo 105 a 70 y el pasaje a la final por tercera vez consecutiva en la generación.

 

Gianfranco Espíndola: ”Este es el año que veo la final mucho más difícil”

El ex Capurro con su número 51 jugará su tercer final consecutiva con la casaca albimarrón y posó junto a su compañero Martín Camargo

“Desde hace tres años se nos está dando jugar finales consecutivas y vamos a dar todo para llevarnos esta también”, comenzó manifestando tras el pasaje obtenido.

Lograron revertir la desventaja de la serie: “Sí, en el primer partido tuvimos muchos altibajos, nos costó defender y nos metieron 85 puntos. Por suerte cuando vinimos acá, lo hicimos con otra mentalidad. Defendimos y corrimos la cancha, que es lo que nos da vida a nosotros y ahí los matamos a ellos anímicamente”.

En el momento que Biguá plantó la zona defensiva, de igual modo lograron generar: “Es lo que venimos trabajando en las prácticas, el juego contra zona, porque se nos complica. La reversión de juego y aumentar tono defensivo para correr la cancha. Por eso se nos dio la ventaja”.

Habló del equipo y sus piezas: “Siempre lo que aportan Xavier y Oyenard es importante, ya que son jugadores atléticos. Todo lo que hacen ellos ya te suma, pero también Matías Acosta con las ayudas defensivas, Franco Bianchi y Villalba con los tiros de tres. Todos ayudaron para llevarnos el punto”.

Se viene una final complicada frente a Malvín: “La verdad que sí. Este es el año que veo la final mucho más difícil para llevárnosla. Pero yo le tengo fe a mis compañeros y sé que la podemos sacar adelante para nosotros. Habrá que defender y listo”.

Mencionó lo que para él es clave para quedarse con el triunfo ante el playero: “La ventaja va a ser la misma que en este partido, aumentar el tono defensivo, ser intensos y correr la cancha, esa va a ser nuestra principal vía de gol. Y después, ser pacientes con los tiros, muchos pases y la pelota va a entrar, siempre debemos buscar al compañeros mejor posicionado”.

Por más que Bohemios no logre el campeonato, Gian destacó sobre todo: “La evolución que tuvo el plantel, teníamos a Nacho (Xavier) jugando de 4, 5 y hasta 3, yo también y después comenzamos a abrirnos un poco más, estamos trabajando más como perimetrales. Yo siempre defendía a los grandes, ahora me toca más la marca a los bases y escoltas, eso nos va a ayudar para cuando estemos en primera”.

Agregó lo que es trabajar junto a dos entrenadores distintos: “Te suman en todo ámbito, ya que son dos técnicos que juegan completamente diferente pero tienen experiencia tremenda. Marcelo (Capalbo) es un bocho para el básquetbol, te suma mentalmente y en la cancha, y Pedro (Xavier) te da una alegría para jugar notable”.