Manuel Castro tuvo un gran ingreso cuando el partido estaba caliente para que Capurro lograra su tercer triunfo al hilo en el reclasificatorio al vencer a Albatros ayer por la noche y finalizado el duelo Básquet Total conversó con el pibe.

“Es muy importante ganar estos partidos porque nos dan un envión anímico importante. Veníamos mal, nos comimos sanciones, lesiones y también jugábamos mal, entonces ganar en canchas difíciles como ésta (Marne) o Albatros vale oro, porque además de lo anímico sumamos en la tabla”, dijo el base sobre el encuentro y la importancia del mismo para ellos.

En el primer tiempo los porcentajes de tres del elenco de Manicera fueron sobresalientes (8/12), Manuel explicó por qué bajaron tanto en el complemento: “En estas canchas a veces un aro está más fácil que el otro. En el comienzo del segundo tiempo pusimos un par de triples pero el juego no estaba por ese lado y a ellos les resultó más cómodo tirar en el segundo tiempo que en el primero”.

El DT les está dando confianza a los jóvenes de la casa y ellos lo están aprovechando al máximo: “Por ahora estamos rindiendo. Es lo lindo de tener gente que confía en vos. A nosotros (los más chicos) nos dan mucho apoyo. Si nos equivocamos tenemos a jugadores como Book, Jones o Gentini y para nosotros es un respaldo importante. Eso está divino”.

Tener al mismo técnico tanto en sub 23 como en primera también influye, sobre esto acotó: “Es un proceso que impuso el club y me parece muy bueno. En sub 23 no lo pudimos aprovechar, sino sería otra cosa. La verdad que influye porque jugamos juntos en ambas categorías, pero podríamos haberlo aprovechado mejor”.

Para finalizar, Castro dio su opinión sobre el crecimiento edilicio que ha tenido Capurro y cómo viene creciendo como club: “Viene creciendo en base a una directiva que ama al club y quiere lo mejor para Capurro. Eso es fundamental. Si la directiva quiere a la institución, tarde o temprano va a crecer. Quizá el piso demoró más de lo estipulado, pero va a llegar y eso es lo que importa”.