Una vez consumado el triunfo de Danubio frente a Paysandú dialogamos con Leandro Tolmero, quien nos contó su experiencia personal del partido y como se prepara la franja para afrontar la fase final del campeonato.

El encuentro fue un ida y vuelta constante, en el cual ambos equipos lograron sacarse grandes ventajas, pero fueron los de Sedes quienes pudieron llevarse la victoria: “Empezamos bien. El primer tiempo lo terminamos arriba y en el tercer cuarto entramos en un bache, en el cual ellos empezaron a anotar y nos sacaron nueve puntos. En el último cuarto tuvimos que cambiar la actitud porque se nos iba el partido”.

En el momento más complicado para los de la Curva, aparecieron las figuras del equipo para dar vuelta el resultado: “Nacho (Pons) venía de una lesión y el partido pasado no jugó, por eso empezó en el banco. Él y Matías (Nicoletti) son nuestras principales armas en ataque. Yo con algunas corridas ayudé a anotar. Por suerte siempre tenemos respaldo en el banco”.

“Estuvimos finos. Ellos también tiraron muchos libres, pero nosotros tuvimos mejores porcentajes. Los jueces a veces no dejan jugar mucho y eso hay que aprovecharlo también”, comentó el número “10” sobre qué tan importantes son los tiros libres y de que como supieron capitalizar las faltas y los técnicos pitados al visitante.

 Con la liguilla ya empezada, Tolmero tiene claro que esta fase es clave y sabe que el margen de error es muy pequeño: “Nosotros siempre estamos pensando en ganar. Se viene la liguilla que es lo más lindo. Acá entramos con la mitad de los puntos y ahora valen mucho más que en la primera rueda. Los partidos hay que afrontarlos y prepararlos con la seriedad que se merecen”.

 “Yo me levanto a las siete de la mañana de Lunes a Viernes y voy a trabajar. De tarde estudio y de noche muchas veces practicamos en la plaza cinco, donde arrancamos a las diez de la noche. Esto es amateur, ninguno cobra del plantel y a veces se hace un poco más complicado que estar en Primera, pero hay que meterle, porque estamos haciendo lo que nos gusta”, explicó Leandro sobre los sacrificios que uno tiene que hacer en algunas ocasiones para poder hacer lo que a uno ama.