Yale derrotó a Urupán 82-76 en un juego que comenzó adverso y lo terminó sacando de la mano de Martínez y los pibes del club, Yozzi y Briñón.

Resumen del partido

Mejor inicio para el azul que estuvo certero en las inmediaciones del perímetro y logró encontrar buenas situaciones para Ledanis en el bajo, para tomar 6 de ventaja. La reacción llego de la mano de Colman y Della Mea, que anotando de la cabeza de la llave dejaron a tiro a los suyos, que pasaron corriendo la cancha, con buenas defensas sobre Briñón quien tuvo demasiado la bola en este pasaje. La intensidad defensiva y la marca al hombre de los verdes siguió siendo efectiva, Della Mea y Colman castigaron cada pérdida con puntos de contraataque para aumentar. La entrada de Massaferro para controlar el juego interno rival fue fundamental y con seis puntos de De Gouveia, la visita se fue 13 arriba al entretiempo.

Urupán salió con el mismo papel a la segunda mitad, corriendo y jugando siempre un pase extra en ataque logró mantener la distancia. Pero un par de triples consecutivos, en manos de Lazzaroni y Briñón, arrimaron nuevamente a Yale. Una serie de fallos polémicos desató la furia en la tribuna del equipo local y tras un parate intentando calmar las aguas en el que se expulsó a un parcial, la intensidad bajó y la diferencia se mantuvo. Pero el de Jacinto Vera salió con todo al último cuarto, tres bombas seguidas, Yozzi, Briñón y Ledanis para pasar al frente. Cuatro puntos consecutivos de Massaferro, en los que se incluyó una hundida fenomenal, volvieron a alejar al de Pando. Bolas importantes de De León y Martínez volvieron a darle el empate a los de Arhancet y la paridad se mantuvo con Colman y Martínez anotando puntos importantes de ambos lados, ante un arbitraje desprolijo para ambos lados, que muchas veces sacó de foco a los jugadores. El Pandense no estuvo certero en el tiro de tres puntos en el cierre y el azul, logró tomar ventaja con libres de Briñón. Lo terminó cerrando con terrible bomba del Negro Martínez, que tuvo un enorme último cuarto, en el que anotó tres de los siete triples de su equipo.

UNO x UNO

YALE

Briñón (7): Pasajes complicados pero un cierre 🔝. Martínez (8): El destacado. Lazzaroni (6): Un par de bombas importantes. De León (8): Bancó al equipo en varios pasajes del juego. Ledanis (6): Buena tarea adentro. Yozzi (7): Entró sin vergüenza, con bolas importantes y prendido atrás. Vincent (5): Recambio correcto. Borges (4): Chocó permanentemente con la defensa. Trombotti y Belvedere (-): Pocos minutos en cancha. Arhancet (8): Rotó de buena manera. La confianza en los pibes fue fundamental y logró parar las corridas permanentes del primer tiempo.

URUPÁN

De Gouveia (5): Correcto partido con altibajos. Masner (3): Asumió demasiado. Della Mea (8): La envidia de los atletas. Infernal lo que corre la cancha. Colman (7): No aprendió a jugar mal en DTA todavía. D'Jellatián (3): Flojo, perdió en ambas facetas del juego. Guillén (5): Buen partido, se cargó rápido de faltas. Avero (5): Correcto. Massaferro (5): Primer buen ingreso, defendiendo bien a los internos, le costó en su segunda entrada. Sánchez (5): No sostuvo lo bueno hecho en el 1T. Se enfocó demasiado en un arbitraje desprolijo y se quedó sin minutos para el cierre4

_______________________

Lo destacado

Cierre de ensueño para Andrés Martínez que a puro triple terminó trayendo el encuentro para luego definirlo. Con el paso de las horas el aro se empezó a agrandar cada vez más para el Negro, que además fue sobre la referencia de Della Mea y logró bajarle un goleo que venía siendo monstruoso. Pero el capitán también tuvo al lado a los futuros capitanes, los oriundos del club, Brión y Yozzi que cerraron de gran manera. Sabemos que un capitán como Martínez guarda un espacio en su destacado para ellos, se lo merecen.

Lo distinto

Si bien el arbitraje no tuvo su mejor noche, la gente colaboró bastante poco. En esos partidos con dolores de cabeza para la terna en los que la tribuna gritó de todo se expulsó a varios parciales. Con el correr del partido volvieron a entrar, para ser retirados nuevamente por un atento Tucuna. Sin embargo hay uno que pasó desapercibido, que solo el ojo de BT observó. El hincha expulsado de campera roja, volvió con camiseta azul y observó el partido en lo alto de la tribuna con una actitud más tranquila, semi escondido atrás de un señor bastante grande. Por lo menos podemos decir que el correctivo surgió efecto.