Con gran nivel colectivo en un juego para encuadrar Malvín venció de visitante a Olimpia sin atenuantes por 83-67 y ganando los dos pendientes trepará al primer lugar de la tabla.

Resumen del partido

El playero salió dispuesto a marcar la cancha de movida, utilizando a Mazzarino en salidas de cortinas indirectas para generar a partir de ahí, entendiendo que la ventaja estaba en la zona pintada, donde las rotaciones y ayudas defensivas de Olimpia fueron flojas. La visita daño cerca del aro con buen inicio de Lampropoulos y Passos. Olimpia mejoró tras el minuto de Jauri, siendo más intenso atrás, de todas formas cerró con una mala defensa permitiendo un tiro claro a Cabot cuando tenía faltas para dar, se fue 22-13 abajo.

En el segundo se puso en partido, llegó a achicar a cuatro con Iván Loriente como estandarte, primero abriéndose a tirar y luego poniendo asistencias para que los internos aprovecharan la ventaja en el pick, tanto Newsome como Wachsmann pusieron puntos que aportaron a la reacción. Además desde a intensidad atrás fue bueno lo de Viana y Nobile, aunque con el pasaje de los minutos no estuvieron claros en ataque. López paró el partido, puso un perímetro chico (Mazzarino, Santiso, Cabot) y con triples cortón el mejor momento del local y sacó hasta doce para irse diez arriba al descanso largo.

El complemento se quebró de movida. Malvín arrancó con un 5-0 con sus foráneos dominando la pintura como toda la noche. Cuando la defensa se cerró castigó desde 6.75 con números brillantes. Olimpia no tuvo fluidez ofensiva y desde la defensa no pudo correr. Quizás demoró demasiado en volver Loriente, el resto fue muy entreverado y los extranjeros faltaron a la cita.

El partido se liquidó varios minutos antes. López le dio minutos a los más jóvenes mientras que en el local los importados aprovecharon para maquillar su planilla.

UNO x UNO

OLIMPIA

Agarbado (3): Superado. No pudo generar ni convertir tiros abiertos. García (5): Controló bien a Mazzarino, no se soltó en ataque. Bowen (3): Desapareció mientras hubo partido, brilló cuando estaba liquidado. Nazione (2): Sufrió la defensa, no ayudó en ataque. Wachsmann (3): Dominado por Hatila. Loriente (6): El mejor, le faltó compañía, terminó tirando demasiado. Newsome (4): Dentro del clima general de su equipo, entreverado. Nobile (5): Dio intensidad atrás y algo de gol. Viana (4): Sufrió al mejor Mazzarino de la noche. Cabillón (-): Minutos con el partido liquidado. Jauri (4): No logró hacer reaccionar a su equipo con variantes tácticas, sufrió bajos rendimientos individuales que llevaron a que no hubiera funcionamiento colectivo.

MALVÍN

Santiso (6): Orden y gol. Siempre priorizando el equipo. Mazzarino (8): Lectura para generar, eficiencia para tirar e inteligencia para desmarcarse. Clase A. Glover (5): Conectó por momentos, aun así fue importante. Lampropoulos (8): Serio, inteligente, productivo para el equipo. Doble-doble. Passos (8): Lo mismo que el griego pero con un apellido mucho más fácil. Cabot (8): Gran regreso, leyó notable las salidas de Mazzarino, fue efectivo en su tiro. Metzger (6): Dos bombas para cerrarlo. Serres (5): Sufrió a Loriente en el segundo cuarto, su segundo ingreso fue mejor. Cabillón, Pomoli, Pereira, Díaz (-): Minutos con el juego liquidado. López (7): Funcionó su plan de juego y desde ahí controló el trámite.

_______________________

Lo destacado

La dupla Passos – Lampropoulos es perfecta. Se complementan, se entienden, aportan para el equipo, no les importa brillar. Da gusto verlos jugar juntos. Desde su veterania trabajan con paciencia e inteligencia en pos de brindarse al máximo para el colectivo. Ambos se fueron de Colón con un doble-doble. Seguramente marcarán un mojón como una de las duplas internas destacadas de la historia de la LUB, esas que son dificiles de olvidar.

Lo distinto

Una nueva pareja de hermanos dice presente en la Liga Uruguaya. Desde Paysandú llegan noticias con Agustín Cabillón de un lado y Juan Diego del otro. Si bien los dos jugaron cuando el partido estaba liquidado, hasta se tuvieron que emparejar en las marcas en minutos que seguramente fueron soñados para ellos y para la familia. Esta vez ganó el más chico, esperemos que el interno de Olimpia cumpla con la apuesta -si es que la hubo- y se la juegue con el hermano menor.