Paysandú ofició de local en cancha de su rival, Marne, y lo derrotó 87-66 en la reanudación del partido suspendio ayer en el gimnasio de Cordón.

Resumen del partido

Los seis minutos y fracción que se jugaron del segundo cuarto fueron muy entreverados y desprolijos. Con poco juego y bastantes méritos defensivos. Gonzalo Rama ayudó a que el Paysa pudiera sacar cuatro de renta en los primeros minutos. Un triple de Acevedo y una bandeja de Olivera empataron el duelo faltando dos minutos pero sobre el final del período Maturana y un doble largo hizo que Paysandú se fuera al entretiempo ganando por la mínima diferencia: 33-32.
Ambos equipos mostraron mejoras en el comienzo del complemento, aunque los dirigidos por Dorrego fueron más cuidadosos y anotaban cómodamente ante una defensa bastante endeble. El buen ingreso de Arellano le aportó velocidad a la ofensiva del conjunto del barrio La Blanqueada que a pesar de la defensa zonal 3-2 del rival pudo convertir algún triple por medio de Fabián Cabrera y Curbelo. Olivera y Acevedo no tuvieron buenos porcentajes en sus tiros y el tifón estaba sin rumbo mediando el tercero. Llegó a sacar doce de renta el local en el tercer cuarto que fluyó mucho mejor en la ofensiva. Marotta continuó lastimando abajo y Martinis con algunos aportes colaboró para que Paysandú siguiera de largo en el partido y no parara más. Desde la defensa intensa y al hombre pudo correr la cancha, no tuvo piedad, llegó a sacar 27 de diferencia y los de Fernández, además de errar mucho y perder demasiadas pelotas, no contuvieron a nadie en defensa.

Retornó a la victoria Paysa que desde sacó una pequeña ventaja no aflojó y terminó apabullando a Marne en el último cuarto, 87-66 el resultado final.

UNO x UNO

PAYSANDÚ

Maturana (7): Lleno de confianza, convirtió un triple clave y condujo notablemente. Pereira (6): Se afianzó bien. En defensa estuvo lo mejor del pibe. Rama (6): Sacó alguna ventaja en el poste. Marotta (8): El destacado. Coito (4): Poco y nada. Arellano (7): Gran ingreso. Aportó intensidad y claridad a la ofensiva. Cabrera (6): Experiencia para comenzar a extender la ventaja. Martinis (5): Entró bien. Colaboró con dobles y defensa en primera línea. Curbelo (7): Importante en la pintura, tanto atrás como adelante. Auyanet (4): Lindo gol y foul. Nada más. Mora, Sosa (-): Pocos minutos. Dorrego (7): Hizo los cambios necesarios para llevarse el partido. Transmitió orden y tranquilidad a sus dirigidos.

MARNE

Pochelú (5): Desprolijo y con pocas apariciones. Olivera (6): De los pocos de su equipo que asumió en ataque. Acevedo (3): Pasó desapercibido. Lo defendieron bien y eso incidió. Trinidad (7): Inteligente para atacar el aro. Fue el mejor de su equipo. Dolhagaray (5): Es limitado técnicamente pero con sus altura ayudó en el rebote defensivo. Rinde. Ijes (5): Buen ingreso. Pudo haber tenido más minutos. Grela (4): Aportó poco y nada. Casaravilla (4): Ingresó y no pudo destacarse. Sosa (5): Ni desentonó ni tuvo grandes errores. Timote (7): Enchufado y con ganas. Destaques defensivos importantes. Baladán, Vecchio (-): Jugaron con el partido liquidado. Fernández (5): Estiró exageradamente el plantel. Insistió con la zona cuando no daba resultados.

_______________________

Lo destacado

El oriundo de Biguá se destapó. Entre el primer cuarto de ayer y la continuación del partido hoy, convirtió 24 puntos en 32 minutos y bajó 8 rebotes, rozando el doble doble. Defensivamente también fue importante para que Paysandú volviera al triunfo en la DTA. Falta que sume algunas asistencias más y alguno que no lo haya visto anteriormente lo podría confundir perfectamente con Marcos Marotta, el base de Trouville. Hoy Juan fue el goleador y se lleva, merecidamente, el destacado del encuentro.

Lo distinto

La foto del plantel y cuerpo técnico del paysa con sus hinchas. Los que están siempre y acompañan al equipo a cada partido, porque no es demagogia, la gente ha seguido a Paysandú durante toda la primera rueda de ésta DTA y se ha ganado el lindo gesto que tuvieron para con ellos. El hashtag #PaysandúFamilia es real y el cariño entre la hinchada y los protagonistas se puede palpar. La foto habla por si sola, sus objetivos son comunes y han sabido contagiar a terceros. ¿La foto del año? No sabríamos decir, pero que se lleve el distinto ya es suficiente.