Ignacio Pozzolo tuvo su noche soñada en el triunfo de Montevideo frente a Yale que los mantiene con la ilusión de escapar de la zona de reclasificación y tras el encuentro habló de la emoción de poder brillar en primera luego de tantos años en las formativas del club.

“Sí, no se me estaban dando los minutos y tenía que aprovechar esta oportunidad. Fue por una lesión de un compañero, una mala suerte, no fue la mejor forma, pero yo lo tenía que aprovechar con todo. Más porque soy juvenil y tengo que comerme la cancha cuando entro”, comenzó manifestando.

Blazina le dio la oportunidad en el momento más dramático del encuentro: “Todos nuestros partidos son punto a punto. Por suerte lo pudimos quebrar, pero el tema es que tenemos problemas para cerrar los encuentros y la juventud hay veces que la usamos como excusa, pero son dificultades nuestras”.

Otro triunfo importante para soñar con escapar de la zona de reclasificación: “Eran dos finales que teníamos que ganar y nos llevamos el triunfo en las dos”.

El aporte de Castello, con su experiencia, fue fundamental a lo largo de todo el encuentro: “Sí, sabemos que Sergio (Castello) tiene tremenda mano y hay que buscarlo siempre, es nuestro referente de tres puntos”.

Cabe destacar lo decisivo que fue el manejo desde el banco de Blazina en el final: “Sí, el club y la confianza que me dan todos, la tribuna y el entrenador más que nada”.

Montevideo no atraviesa su mejor momento, pero todavía busca escapar de la zona de abajo: “Nosotros sabemos que no merecemos estar ahí. Le hicimos partido a Peñarol, que tiene un cuadrazo, pero siempre se nos escapan, como por ejemplo el de Marne que se nos fue al final. Estos partidos hay que ganarlos si o si”.

Hace poco habíamos entrevistado a Ignacio en Formativas, hoy le tocó brillar en primera: “Es increíble todo esto, tremenda adrenalina ver cómo te gritan, la gente que te da para adelante y esto es un sueño”.

Habló de lo que tuvo que mejorar para dar este gran paso y que lo tengan en cuenta en el plantel principal: “Yo sabía que tenía que mejorar la defensa, que es mi mayor falencia y demostrarlo en las prácticas, para ver si se me daba la oportunidad”.