Nacional rompió la racha de tres derrotas consecutivas al vencer de visitante a Urunday Universitario 86-80.

Resumen del partido

Era un partido que prometía, ambos equipos cumplieron y mostraron las razones por las que llegaban igual en la tabla. El verde venía en subida y el bolso en bajada, ganar era clave.

El encuentro comenzó parejo y goleado. Los ataques superaban claramente a las defensas. Nacional jugaba desde el posteo de Batista para generar tiros claros a partir de la rotacion de balón, mientras que el estudioso utilizaba las salidas de Brown o Taboada para empezar a construir. Pese a pequeñas ráfagas, primero del local, y en el cierre de la visita, el trámite fue igualado y vistoso, un buen ingreso de Santiago Álvarez y la conducción de Sarni le permitieron a los de Fernández cerrar 24-20 arriba.

Desde el banco también llegaron soluciones en el local, con el 1-2 de Romero y Medina, que involucraron mejor a los extranjeros internos para sacar hasta seis de diferencia. Ahí cambió el partido, Nacional elevó su tono defensivo y entre el cierre del primer tiempo y el comienzo del segundo colocó un lapidario 21-2 para sacar máxima de 13. El estudioso solo anotó con libres de Romero tras tonta falta de Federico Sánchez antes del descanso largo. En ese pasaje fueron fundamentales conversiones a distancia de Moglia e Izuibejeres, pero por sobre todas las cosas la buena conducción de Sarni y la explosión de Danridge a cancha abierta, indefendible. En defensa, cambiando en todas las cortinas entre los tres “grandes” dificultó la fluidez del rival que chocó reiteradamente con las torres bolsilludas.

Urunday cambió el partido con la zona 2-3, aprovechando que el conjunto albo tenía jugadores de escaso porcentaje perimetral y ajustando ocasionalmente con Moglia o Izuibejeres, quien estuviera en cancha. De atrás hacia adelante construyó la reacción para ponerse a tres con Brown como estandarte y Crawford abriéndose a tirar, mostrando una faceta que parecía desconocida pero resultó efectiva.

El último pintaba hermoso. Urunday llegó a igualar con buenos minutos de la doble base Zubiaurre-Romero. El juego bajó, no fue tan vistoso pero la emoción reinaba en la Avenida Joaquín Suárez. Una bomba de Izuibejeres traia olor a quiebre pero con rápido 6-0 el local evitó la fuga y volvió a igualar en el score. Sarni de flojo reingreso se sacó la mufa con un triple bárbaro para darle una pequeña ventaja a su equipo de cara a los minutos finales. El partido se desvirtuó cuando Crawford iba a colocar una bandeja fácil y le cometieron dos faltas claras, primero Eziukwu y luego Batista, no cobraron ninguna de las dos y terminó con doble técnico a Brown -descalificado- y otro a Taboada. Nacional metió tres libres y así se fue silbando bajito en un trámite de paridad que terminó siendo más sencillo de lo esperado pese a que el Bolso hizo méritos para ganarlo más allá de ese fallo puntual que terminó perjudicando al estudioso.

UNO x UNO

URUNDAY

Zubiaurre (6): Generó mucho, ofreció intensidad atrás, fue irregular. Taboada (5): Generó desde sus salidas, estuvo peleado con el aro. Brown (5): Chispazos de su clase, debió controlar sus protestas en el final. Lee (7): Rinde muchísimo aunque a veces no luzca tanto, erró libres fundamentales que le bajan un punto. Crawford (7): Un basurero, de rol, trabaja para el equipo y cuando asume, las pone. En crecimiento. Romero (6): Desde su conducción generó un montón. Medina (5): Aportó más atrás que adelante. Pomoli (-): Poco en cancha. Da Prá (6): Tácticamente mostró virtudes para frenar al rival, quizás debió cerrar con Romero en cancha, pero se la jugó por la clase de Taboada, la apuesta fue lógica.

NACIONAL

Silvarrey (4): Falto de confianza, no logra hacer fluir al equipo, no está fino. Moglia (7): Arrancó mal, cuando calentó la muñeca fue infernal, no erró libres. Danridge (8): En modo bestia, por momentos lo sintió desde lo físico, el mejor de la noche. Eziukwu (5): Su rol de cuatro todavía lo entrevera en ataque, en defensa tapa todos los baches. Batista (6): Sin brillar, sin lucir, sin jugar bien, dejó un doble-doble. No te deja tirado jamás. Generó desde sus posteos. Sarni (7): El destacado. Izuibejeres (7): Transpira clase, las bolas pesadas las mete como bandejas. Álvarez (5): Un triple importante dentro de sus minutos defensivos. Espinosa, Sánchez (-): Poco en cancha. Fernández (7): Su equipo toca puntos altísimos en ambos costados, pero cae en baches pronunciados, su virtud está en encontrar soluciones. Aún está lejos del techo.

_______________________

Lo destacado

Mateo Sarni es de los jugadores que mejor lee el juego en el basquet uruguayo. Genera muchísimo para sus compañeros desde rompimientos y descargas cortas. Pero además defiende al mejor perimetral del rival. Aun tiene para mejorar en cuando al aporte en el goleo, pero anoche tras sus peores dos minutos en el partido con pérdidas tontas se despachó con un triplazo en el que mostró personalidad para tirarla. Mientras el oriundo de Larrañaga estuvo en cancha, Nacional hizo 26 puntos más que su rival, algo debe tener que ver con el partidazo del número 6…

Lo distinto

Urunday siempre atiende muy bien a la prensa. Sólidos, líquidos y un lugar muy cómodo para trabajar durante el partido. Como si todo esto fuera poco, cuando nos íbamos, estaba la parrilla prendida y los dirigentes nos invitaron a pasar. Había pizza, algún chori y bebidas espirituosas que decidimos no consumir porque había que manejar -fundamentalmente- y escribir la crónica en un estado decoroso. Con la gente del estudioso y otros colegas estuvimos compartiendo un rato ameno de charlas de fútbol, básquetbol y otros temas, entre otras cosas el miércoles inauguran una piscina nueva. El club no para de crecer. El resto tome nota, ni siquiera necesitamos tanta atención como esta vez, nos vendemos por mucho menos.