Peñarol aplastó a Paysandú 103 a 60 en un encuentro que dominó desde el segundo cuarto en adelante y estiró su invicto a nueve partidos en la DTA.

Resumen del partido

El encuentro comenzó mejor para el aurinegro en la Avenida San Martín. Cargando con Craig y Pérez en la pintura lograba sacar ventaja sobre defensores de menor estatura. Paysandú arrancó con defensa individual y no funcionó. Los internos ganaron siempre ante Curbelo y Marotta y corriendo la cancha, tras aprovechar equivocaciones del rival Peñarol colocó un parcial de 9-0 en la mitad del cuarto. El “paysa” mutó a una zona 3-2 que dio réditos y se alimentó de lo que hacían Marotta y Rama en ataque. Damián Blazina con dobles largos estiraba la brecha y el carbonero culminaba el primer chico arriba por siete. La visita aprovechó la salida de Craig e incrementó el número de rebotes defensivos con el buen ingreso de Coito. Paysandú llegó a estar seis puntos por debajo de su rival de la mano de Cabrera y algún triple de Maturana pero los de Castrillón mejoraron en abundancia y comenzaron a aprovechar los espacios que presentaba la defensa zonal sanducera. Asaravicius y Erroizarena sumaron penetraciones y goles desde el banco, que agregado a los errores de Paysandú llevó a que el mirasol incrementara a 17 su renta finalizado el primer tiempo, 45-28, con notoria mejora del local.

El complemento se abrió con dos bombas de Cabrera para el “paysa” que se ilusionaba con ponerse en partido. Sin embargo, Diego Álvarez y su lucidez ofensiva consiguió que el puntero del torneo abriera 22 puntos de brecha a su favor con transiciones ofensivas excelentes. Inmensa labor defensiva de Rivas en el elenco de Peñarol que paró una defensa zonal 2-3 y anuló cualquier vía de gol que pudiera tener su oponente. La diferencia de extensión entre un plantel y el otro se hizo notar y el carbonero terminó ganando por 32 el tercer cuarto. Sin reacción Paysandú, que a pesar de las ganas y la entrega no consiguió hacerle frente al líder en ningún pasaje del segundo tiempo. El último cuarto fue meramente reglamentario porque el locatario dominaba el encuentro y siempre estuvo ganando por más de 30 puntos. Fabián Cabrera y Auyanet eran los que generaban gol en la ofensiva contraria pero no hubo caso. Novena victoria al hilo para Peñarol que destruyó la racha de cinco triunfos consecutivos que había cosechado Paysandú. 103-60 el resultado final en el gimnasio de Colón.

UNO x UNO

PEÑAROL

Álvarez (9): Se destapó en el tercer cuarto y fue una fiera. Triples claves de su parte. Blazina (7): El de los dobles importantes para comenzar a abrir la ventaja. Wenzel (6): Reboteó y defendió muy bien. Faltó algo más en ataque. Peréz (7): Se codeó, fajó y luchó en la pintura. Fue diabólico, “pepusa”. Craig (5): Aprovechó su ventaja en la pintura. Jugó quince minutos. Rivas (6): Buenos momentos de doble base con Álvarez. Erroizarrena (7): Gran ingreso, se adaptó notablemente. Botta (4): Normal. No tuvo destaques. Asaravicius (8): Aportó soluciones y versatilidad desde el banco. Exuberante. García Morandi, Dondi (-): Entraron con el partido liquidado. Castrillón (7): Buena utilización del plantel. Rotó y supo mantener la ventaja. Le costó ajustar ante la defensa zonal rival.

DEPORTIVO PAYSANDÚ

Arellano (5): Tuvo pasajes de buen rendimento pero no se pudo afianzar. Lo defendieron bien. Pereira (4): Fue titular y no le salió nada. Martinis (2): Aporte cero. Fue benévolo en la defensa. Poquísimo. Marotta (7): El que más se exigió atrás. Le tocó defender a Craig y no desentonó. Curbelo (5): Buen arranque, se fue quedando sin baterías. Maturana (6): Triples y gran conducción. Correcta tarea. Rama (4): Flojo respecto a lo que venía rindiendo. Le costó lastimar. Cabrera (8): El mejor de Paysandú. Demasiado solo. Coito (6): Bajó rebotes y puso ganas. Auyanet (5): Destacados aportes. Mora, Sosa (-): Entraron con el partido liquidado. Dorrego (6): Se la hizo díficil al rival en el comienzo, luego la diferencia de rotación le pasó factura. Poco que reprocharle.

_______________________

Lo destacado

La falta de luz minutos antes de comenzar el partido. Faltando cinco minutos para que la pelota vaya al aire hubo ausencia total de luminiscencia durante casi un cuarto de hora. El público presente aprovechó para prender la linterna de su celular y darle uso a la oscuridad que habitaba. El duelo terminó más tarde de lo estipulado pero el último cuarto fue decorativo por la ventaja que abrió Peñarol, así que fue recompensado.

Lo distinto

El aurinegro ofició de local en otro escenario que no es el Palacio Peñarol por primera vez en el torneo debido a una sanción disciplinaria y a pesar de que hubo gran marco de público en Avenida San Martín y Fomento, algunos hinchas llegaron tarde. Como se ve en la imagen, cruzaron toda la línea de fondo para poder subir a la tribuna Augusto Parodi y alentar a su equipo. El encuentro se detuvo en el arranque del segundo cuarto y hubo que esperar a que la parcialidad carbonera terminara de pasar para poder reanudar el juego. Parece ser que el GPS indicaba otro destino y cuando arribaron al gimnasio Gastón Güelfi estaba todo cerrado. De ahora en más ya saben como llegar al Club Colón.